Representantes empresariales creen que recorte de ¢97.000 millones no afectará los servicios

Por: Gerardo Ruiz Ramón 26 octubre, 2014
La actual administración pretende introducir en la corriente legislativa, al menos, dos proyectos de ley para aumentar la recaudación de impuestos.
La actual administración pretende introducir en la corriente legislativa, al menos, dos proyectos de ley para aumentar la recaudación de impuestos.

Los representantes del sector empresarial consideran inocuo el recorte de ¢93.356 millones que realizó la Comisión de Asuntos Hacedarios al gasto operativo de 27 instituciones públicas, así como los ¢104.000 millones que se eliminaron del servicio de la deuda, incluidos en el Presupuesto Ordinario de la República para el Ejercicio Económico del 2015.

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) y la Academia de Centroamérica, núcleo de pensamiento y estudio económico, coinciden en que la reducción del presupuesto, aunque ínfima, es una buena señal de austeridad en momentos en que el país atraviesa por una situación fiscal delicada. Igual opinan los partidos de oposición.

Porcentualmente, la disminución equivale a menos del 1% del plan de gastos por ¢7,9 billones.

Pese a la insistencia del presidente Luis Guillermo Solís sobre los peligros que podría acarrear un crecimiento menor en los gastos públicos, el sector patronal estima que ningún servicio público se verá afectado.

Será hasta finales de noviembre, tiempo límite para que el Congreso apruebe el presupuesto, cuando se sabrá con certeza la cuantía de los recortes.

Tijera sin filo suficiente

Sin contar el servicio de la deuda pública, el presupuesto del 2015 crece entre un 8% y un 10% con respecto a los gastos autorizados para el 2014.

Es decir, aún si los diputados lograran concretar los recortes aprobados por la Comisión de Asuntos Hacendarios, el plan de gastos crecería entre un 7% y un 9% con respecto al 2014.

En caso de quedar en firme la disminución del presupuesto, este crecería entre un 1,8% y un 3,8% por encima de la inflación interanual registrada a setiembre pasado (5,20%) por el Banco Central (BCCR).

En términos reales, entonces, el Gobierno tendrá más dinero para gastar durante el 2015, concluyó Luis Mesalles, director de la Uccaep.

A la luz de los cálculos, la Unión de Cámaras no prevé ninguna afectación en los servicios públicos durante el 2015.

“No vemos necesaria la estrategia del Gobierno de crear temor entre la población para presionar contra de los recortes”, dijo Mesalles.

Al inicio del trámite del presupuesto en Hacendarios los diputados plantearon recortes superiores a los ¢300.000 millones.

Ese fue el caso de sendas mociones presentadas por el diputado Ottón Solís, miembro del Partido Acción Ciudadana (PAC) quien preside Hacendarios, y de la bancada del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

Incluso la Contraloría General de la República (CGR) cifró en ¢200.000 millones el monto que los diputados podían recortar sin afectar los programas de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, además del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Pese a los intentos, el filo de la tijera apenas alcanzó para eliminar los ¢93.356 que representan menos de un tercio de los recortes que pretendían las bancadas.

La moción aprobada se compone principalmente de la reducción de subpartidas como alquileres remuneraciones, horas extras, pluses salariales y de la disminución en los montos para pagar servicios de consultoría y para comprar insumos.

Por institución, el Ministerio de Hacienda y el Tribunal Supremo de Elecciones son las que sufren los recortes más importantes en términos porcentuales.

Contrario a los reclamos hechos por el Poder Ejecutivo y por el presidente Solís, los miembros de Asuntos Hacendarios afirmaron que tuvieron cautela a la hora de proponer la disminución del 1% en el presupuesto.

Ottón Solís coincidió con Uccaep sobre la nula afectación de los programas sensibles.

En tanto que Rolando González, diputado que representa a Liberación Nacional (PLN) en la Comisión de Hacendarios, subrayó que las rebajas de las subpartidas fueron propuestas por las propias entidades afectadas a solicitud de su bancada.

“La Comisión tuvo mucho cuidado e incluso se pudieron haber reducido más varios rubros poco sensibles”, resumió Ottón Solís.

Señales

Desde la cúpula del PLN dan respaldo al actuar de la fracción verdiblanca durante el debate presupuestario.

Según Bernal Jiménez, presidente del Comité Ejecutivo del PLN, los recortes efectuados no solo son necesarios para obligar al Gobierno a racionalizar el gasto. Además, envían una buena señal a las calificadoras de riesgo internacionales en momentos cuando el Ejecutivo enfrenta las consecuencias de la rebaja que hizo Moody’s en la calificación de los bonos de deuda pública, la cual degradó de Baa3 a Ba1 en setiembre pasado.

La Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR) tiene una posición similar.

Su presidente, Enrique Egloff, pidió a la Presidencia y a los diputados que alcancen un acuerdo para que los recortes sean racionales para ambas partes.

Egloff dijo que la CICR considera que un recorte “responsable y razonable” del presupuesto mediante un acuerdo entre la oposición y el Gobierno sería la muestra de la voluntad correcta para mejorar la calificación de riesgo del país.

Desde el inicio del trámite del presupuesto ordinario del 2015, la Academia de Centroamérica reprochó el incremento de un 19% del plan de gastos con respecto a del 2014.

La presidenta de esa organización, la economista Edna Camacho, afirmó que el creciente gasto público no es consistente con el mensaje de austeridad del Gobierno, por lo que los recortes irían en la dirección correcta.

Para Camacho, el debate del presupuesto, como se ha planteado en esta ocasión, es la antesala de la discusión sobre un plan fiscal estructural, necesario para sanear el erario público.

El déficit fiscal cerraría el 2014 en el orden del 6% del Producto Interno Bruto (PIB), según estimaciones del (BCCR).

Aunque la cúpula empresarial y de la oposición mitigan la importancia del recorte al presupuesto, varias entidades dan por un hecho las afectaciones en su funcionamiento.

Es el caso del TSE que denuncia no podría mantener en operación sus 28 sedes regionales a lo largo del 2015, a causa de la merma en la subpartida de alquileres.

La discusión del presupuesto sigue viva.

Los antecedentes históricos, sin embargo, dictan que el plan de gastos sufre pocos cambios cuando llega a manos de las fracciones en el plenario.

Recortes por institución

Estas son las condiciones que aplican en los créditos personales hoy.

Institución

Presupuesto

Moción de recorte

Diferencia

Hacienda

116.320

99.904

-14%

MOPT

342.565

329.599

-4%

MEP

2.201.008

2.182.783

-1%

TSE

47.388

38.794

-18%