Por: Alejandro Fernández Sanabria y David Ching Vindas 10 septiembre, 2013

Los investigadores del Estado de la Educación le consultaron al Ministerio de Educación Pública (MEP) en qué invertirían en el 2014 el equivalente al 1% de la producción nacional que le concede la Constitución desde el 2011. ¿Cuál fue la respuesta?

“No lo tenían claro”, cuenta Dagoberto Murillo, uno de los especialistas a cargo del cuarto informe del Estado de la Educación publicado hoy martes a las 10 de la mañana.

Por eso el reporte trae un mensaje directo: el MEP debe definir prioridades y elegir en qué quiere gastar esos $524 millones adicionales, de lo contrario los recursos no servirán para enfrentar los retos que vive el sistema educativo.

Tras la consulta inicial, un grupo consultivo del MEP y los investigadores del Estado de la Educación hicieron el ejercicio y definieron tres escenarios de posible inversión prioritaria:

  1. Mejorar el acceso al sistema educativo ampliando los programas de equidad del MEP.
  2. Mejorar la calidad de la educación con intervenciones en primaria, secundaria y los colegios técnicos profesionales.
  3. Universalizar la educación secundaria.

¿Cuánto del dinero consumiría lograr cada uno de esos objetivos?

Esta gráfica lo muestra. Habrá que elegir, pues lograr las tres metas excede en un 42% el presupuesto disponible.