Ingresos crecen más en los extremos de la pirámide social

Primer y quinto quintil muestran las variaciones mayores

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Para este 2016, los ingresos promedio de los hogares de todos los grupos socioeconómicos a nivel nacional crecieron, si se comparan con los de hace un año.

Sin embargo, las variaciones más sobresalientes recayeron sobre el 20% más pobre de la población y el 20% más adinerado.

De acuerdo con datos divulgados en la más reciente edición de la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho 2016), los ingresos promedio por hogar para el primer quintil registraron un aumento del 3,6%; el más alto desde el año 2012.

En el caso del quinto quintil, el aumento fue de un 2,9%.

Las razones que explican las variaciones positivas son distintas entre los grupos económicos.

En un primer caso, un aumento en las subsidios otorgados por el Estado, y becas sobresalen como causas de tal fenómeno.

Para el 2016, ese rubro creció en un 14%, siendo el tercer factor de ingreso de mayor aporte en el primer quintil.

“Estamos impactando donde realmente se quería”, celebró el Gobierno.

Al mismo tiempo, una reducción en el costo de la canasta de bienes y servicios sigue en las causas que aumentan el poder adquisitivo de los hogares.

Esto se puede ver en el comportamiento del Índice de Precios del Consumidor (IPC) que desde noviembre del 2014 tuvo una caída considerable en su variación interanual, al pasar de 5,9% a -1,2% en diciembre del 2015, y que desde ese momento se mantiene cerca del 0%.

Como resultado de ese aumento en los ingresos reales, el Instituto señala que los niveles de pobreza se impactaron a la baja.

Para el 2016, y mediante el método de Línea de Pobreza, se estima unos 10.400 hogares pobres menos. La cantidad de hogares pasó de representar un 21,7% del total de hogares en 2015 a 20,5% el presente año.

Entre tanto, la pobreza extrema también se vio reducida de un 7,2% del total de los hogares a nivel nacional en 2015 a un 6,3% para el 2016.

Pero ¿cuán sostenibles serán esos crecimientos en los ingresos de los hogares, en el tiempo?

Desde el punto de inflación, el Banco Central de Costa Rica (BCCR) estima que para el 2017 este indicador llegará a niveles mayores (entre 2% y 4%). Lo que significaría un alza en los precios.

Vistazo al pasado

En promedio, las familias del primer quintil pasaron de recibir un ingreso de ¢219.853 en 2010 a ¢228.939 en 2016 (colones constantes a setiembre del 2016).

Es decir, los hogares del quintil más bajo han visto crecer sus ingresos en un 4% en los últimos siete años.

infografia

Pese a este crecimiento, los ingresos para estas familias siguen ubicándose cinco veces por debajo que lo reportado por el quintil más rico.

Justamente, el 20% de la población más adinerada es de la que más ha visto crecer sus ingresos en el periodo comprendido entre el 2010 y el 2016.

Según los datos históricos obtenidos en la Enaho, para ese periodo, los hogares del quinto quintil vieron crecer sus ingresos promedio en un 25%.

De esta forma, el INEC asegura que es claro que la desigualdad se mantiene a nivel nacional.

Ahora, si bien entre 2015 y 2016 el coeficiente de Gini, medida para la desigualdad, no mostró variaciones estadísticamente significativas a nivel nacional –al pasar de 0,516 a 0,521–, en los últimos siete años la desmejora sí es notoria.

En 2010, el indicador alcanzó un valor de 0,507; donde 0 expresa la igualdad total.

“El 20% de los hogares con mayores ingresos acumula el 50,7% del total de los ingresos de los hogares a nivel nacional. En el otro extremo, el 20% de los hogares con menor ingreso acumulan solamente el 3,9% del ingreso total”, sostuvo Annia Chávez, coordinadora de la Enaho.

Sostenibilidad

Cuánto más se podrán estos resultados es la pregunta.

En el caso del crecimiento en los ingresos, para el primer quintil en 2016, se atribuye específicamente a un mayor aporte de subsidios estatales y becas.

Entonces la dependencia de estas familias al Estado pone en entredicho cuánto más puedan seguirse reportando números positivos.

Consultado el presidente de la República, Luis Guillermo Solís, sobre el tema en conferencia de prensa afirmó que hay espacio para pensar en sostenibilidad pese a la difícil situación fiscal que atraviesa el país.

Eso sí, dejó en evidencia que eventuales recortes al presupuesto del 2017 podrían afectar los planes.

“Lo que se ha hecho lo hemos logrado sin dinero de más, lo hemos logrado con direccionalidad política”, afirmó Ana Helena Chacón, vicepresidenta de la República.

Empero, teniendo claro que los subsidios no deben ser el único pilar que permita el crecimiento de los ingresos en las familias más pobres, trabajar en programas de movilidad social se vuelve un imperativo.

Sostenbilidad y financiamiento