Desde que se inició el bloqueo israelí apoyado por Egipto, hace más de ocho años, la pobreza en la franja ha crecido hasta alcanzar al 40% de la población

Por:  18 enero, 2016
Según el Banco Mundial, Gaza tiene la cifra más alta de desempleo del mundo, con un 40%, que se eleva al 60% en el caso del paro juvenil.
Según el Banco Mundial, Gaza tiene la cifra más alta de desempleo del mundo, con un 40%, que se eleva al 60% en el caso del paro juvenil.

Gaza.- Cada año, 17.000 jóvenes se graduan en las universidades de Gaza en varias especialidades, pero la mayoría de ellos acaban en el paro, un futuro que el programa “ Mobaderun ” trata de evitar ayudándoles a crear sus propias start-ups.

Según el Banco Mundial, Gaza tiene la cifra más alta de desempleo del mundo, con un 40%, que se eleva al 60% en el caso del paro juvenil.

Muhanad Al Nouno, de 26 años y licenciado en Empresariales por la Universidad Islámica de Gaza hace cuatro, pasó su primer año como licenciado buscando trabajo infructuosamente en todas las empresas de la empobrecida franja costera.

Ahora, junto a dos socios y gracias al programa de emprendimiento impulsado por la universidad, es propietario de una exitosa firma de marketing electrónico de ese territorio palestino, con una cifra creciente de clientes que, asegura, superan ya los cinco mil.

Hace tres años, los tres jóvenes se enteraron de la existencia de “Mobaderun”, que funda pequeños proyectos creativos de recién licenciados, y solicitaron y obtuvieron una ayuda de $5.000 para lanzar su web. “Competimos con cientos de proyectos que solicitaban fondos, pero nos eligieron y financiaron, y nos dieron apoyo moral y logístico, lo que nos ha ayudado a llegar a competir con grandes empresas”, explica a Efe Al Nouno.

Los tres amigos crearon una web llamada “Fursa”, una plataforma de turismo interno que utilizan decenas de clientes y que ha crecido hasta emplear a tiempo completo a 15 jóvenes graduados, especializados en publicidad y marketing.

Desde entonces, no han parado de crecer y hoy gestionan una página que sirve de guía de empresas, instituciones y ciudades, los coloca en el mapa y facilita la interacción de los visitantes y el acceso eficiente a la información multimedia que necesitan (comunicados, fotos o vídeos).

También ayudan a crear páginas web en las áreas del comercio, turismo e industria, y tienen una aplicación para ayudar estudiantes recién graduados a poner en marcha sus propias empresas o a buscar empleo.

La web ofrece además tours virtuales a tiendas, hoteles, lugares turísticos y restaurantes recogidos en su página, lo que abre una ventana al mundo desde la bloqueada y cerrada Gaza. “Mobaderun” hace las veces de “incubadora de proyectos” de nuevas tecnologías en la franja palestina y cuenta con el apoyo de la Organización Fondo Árabe, el Banco Islámico de Desarrollo y la Asociación de Bienestar.

Cada año, la incubadora selecciona entre 20 y 30 proyectos, que reciben financiación para empezar su negocio, espacio de oficinas, apoyo logístico, asesoría, ayuda publicitaria y para registrar las direcciones IP y las marcas, y publicidad en una feria local.

Desde que se inició el bloqueo israelí apoyado por Egipto, hace más de ocho años, la pobreza en la franja ha crecido hasta alcanzar al 40% de la población, según la Corporación Nacional para Acabar con el Bloqueo de Gaza, que asegura que alrededor de un 80% de los cerca de dos millones de residentes recibe algún tipo de ayuda de organizaciones internacionales y locales.

Ante este panorama, los jóvenes ven más difícil que nunca su acceso al mundo laboral. “Nuestro programa ofrece a los seleccionados muchos servicios, como financiación, formación, apoyo técnico y de publicidad en mercados locales, regionales e internacionales”, explica a Efe Nadir Abdel Nabbi, uno de los responsables de “Mobaderun”.

Se trata, añade, de apoyar a jóvenes con “ideas de negocio pioneras y creativas que puedan convertirse en proyectos de negocio reales” y, por tanto, en una solución laboral.

En sus instalaciones, decenas de jóvenes trabajan sobre sus proyectos, con la esperanza de sacarlos adelante y poder iniciar su trayectoria profesional.Entre ellos, un grupo de tres chicos trabaja en la creación de un programa de diseño para muebles y espera conseguir pronto fondos para iniciar su propio negocio.

Mohamed Abu Karsh, uno de los jóvenes que ha solicitado ayuda a “Mobaderun”, asegura a Efe que él y sus compañeros han sufrido “muchos problemas financieros y logísticos” para tratar de sacar adelante su proyecto, hasta que la incubadora les facilitó “todo lo que necesitaban, desde equipos hasta dinero” para poder soñar con hacer realidad sus ideas.

Etiquetado como: