El costarricense actualmente es más cambiante y se decide de forma más pragmática

Por: Evelyn Fernández Mora 4 febrero, 2014
En esta época cuesta más que el electorado publique sus colores.
En esta época cuesta más que el electorado publique sus colores.

Los indecisos, ahora más duros, son los que dan una sorpresa cada vez mayor a los políticos, eligiendo, inclusive, con la papeleta en mano.

Según analistas, las agrupaciones políticas se enfrentan a un electorado más difícil de persuadir , que prefiere reservar sus colores y que ha dejado atrás la tendencia que dominaba al país hace unos 20 años, cuando la gente se apegaba con fuerza a las tradiciones familiares.

Esto complica descifrar los resultados finales de las elecciones, como ocurrió este domingo 2 de febrero de 2014. La sorpresa la dio el Partido Acción Ciudadana (PAC) superando las radiografías hechas por la mayoría de encuestas.

Para el analista político Jaime Ordoñez esto se debe, en gran parte, a que las personas asumen el voto de forma más personal e independiente, y analizan hasta el útlimo momento las posiciones ideológicas y programáticas de las distintas opciones políticas.

El politólogo César Zúñiga comentó que ahora el país atraviesa por dos circunstancias que influyen en este comportamiento. La primera es la "criptovotación", lo cual significa que ante la enorme volatibilidad en el comportamiento electoral, las personas no están casadas con alguna visión en términos de la construcción de su identidad política.

Y por otro lado, también se ideologizó la campaña; es decir, las ideologías de los partidos están marcando una diferencia, algo que antes no era tan importante para el costarricense.

"Las circunstancias actuales hacen que cualquier político pueda levantar su caudal electoral y pueda autoliquidarlo. Nos encontramos ante una "hipervolatibilidad" electoral tan fluida como cualquier aspecto cotidiano de la gente. Los indecisos se están decidiendo al final, pero también los decididos son más pragmáticos y no votan en función de la tradición", explicó Zúñiga.

¿Cómo se comportará el electorado en segunda ronda?

La capacidad de comunicación y los mensajes que logren transmitir los candidatos que van a segunda ronda, Luis Guillermo Solís del PAC, y Johnny Araya del Partido Liberación Nacional, serán claves para posicionarse y convencer al indeciso, que podría cambiar cualquier escenario a última hora.

"Ambos partidos tienen una base de votantes claramente definida, sin embargo para llegar al 40% tienen que ser muy coherentes y convincentes en sus discursos, porque estamos ante un electorado que ha probado ser volátil y cambiante", expresó Ordoñez.

Así, junto con el abstencionismo, este nuevo carácter de un indeciso escurridizo se suma a los grandes desafíos de Solís y Araya para alcanzar la presidencia de Costa Rica.