Será clave elegir un buen gabinete, lograr una mayor participación ciudadana y transparencia para cumplirle al pueblo

Por: Evelyn Fernández Mora 9 abril, 2014
Luis Guillermo Solís va adelanta en el resultado de la segunda ronda, según los primeros cortes divulgados por el TSE. De mantenerse la tendencia, Solís será el presidente electo.
Luis Guillermo Solís va adelanta en el resultado de la segunda ronda, según los primeros cortes divulgados por el TSE. De mantenerse la tendencia, Solís será el presidente electo.

El presidente electo Luis Guillermo Solís necesitará un eficiente equipo de colaboradores (gabinete), una mayor participación ciudadana y ordenada para la toma de decisiones y tener un manejo transparente y eficiente de los instrumentos legales con los que cuenta el Estado para cumplir la expectativa de cambio que generó en la opinión pública, tras ganar con un 1.300.434 votos en la segunda ronda electoral del pasado 6 de abril. Es la mayor cantidad de sufragios para un mandatario en la historia del país.

Estos aspectos de lograr apoyo en otros (sus colaboradores y la ciudadanía) serán fundamentales para que el nuevo presidente haga sentir un cambio en el país, según los analistas políticos. Sin embargo, esto también depende del tipo de cambio que realmente espere la sociedad.

El polítólogo Víctor Ramírez comentó que todo cambio es parcial, por lo que no siempre se le va a quedar bien a todo el mundo, pero si Luis Guillermo Solís cumple con esos aspectos fundamentales, la gente que dio un voto sensato percibirá un viraje importante en el rumbo del país.

Ramírez descartó que el pueblo pueda percibir un cambio extraordinario de la noche a la mañana, aunque si se puede dar una reconciliación de los costarricenses con la política y con los gobernantes, y eso en lo que no debería fallar el presidente electo.

¿Y cómo lograrlo?

"Yo creo que quienes votaron lo que demostraron es que piden un cambio de la política tradicional que es la relación de los políticos con respecto al poder, además piden una conducta ética de los gobernantes, más honestidad, transparencia y rendición de cuentas", comentó Ramírez.

Agregó que otro aspecto que el pueblo exige es la unión de las dos palabras que se asientan en las mejores sociedades de la historia: la justicia y libertad.

Para el politólogo Johnny Meoño, la clave para que Luis Guillermo Solís logre un buen gobierno, es aplicar los mecanismos e instrumentos sistematizados que ya existen y están fundamentados en la Constitución Política y el aparato legal costarricense que no se han aplicado de manera adecuada.

"No se necesita de más leyes, sino aplicar correctamente las que ya existen, administrar y gestionar de manera eficiente todas las herramientas que existen en el aparato público y que han sido ignoradas por pasadas administraciones", manifestó Meoño.

Meoño también resaltó la importancia de una participación ciudadana multitudinaria ordenada, en donde los sectores sientan que sus puntos de vista se sopesan de manera equilibrada en la toma de decisiones.

¿Cómo cumplirá el nuevo Presidente?

Por su parte, el presidente electo Solís reconoció que para dar una demostración fehaciente de que está propiciando las condiciones para un cambio, colocará en su equipo a personas preparadas que permitan a la gente y a los sectores productivos y sociales estar tranquilos sobre la conducción de los próximos cuatro años.

Nombró que tendrá apertura con los medios de comunicación, para generar una relación transparente, respetuosa y accesible para todos.

Y también hizo referencia a la inquietud de incorporar las expectativas de diferentes grupos de la sociedad civil. "El hecho de que participe con mucha tranquilidad en foros tan distintos como en diálogos con sindicatos y con cúpulas empresariales, creo que todo eso suma en esa dirección de garantizarle a quienes están confiando en el nuevo Gobierno que doy cuenta de lo que he venido diciendo", comentó Solís.