Por: Alejandro Fernández Sanabria y David Ching Vindas 28 septiembre, 2014

En la sesión de casi 90 minutos de entrevista en el despacho del ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, se conversó sobre el proyecto de ley para regular las religiones en el país, de la Dirección de Inteligencia y Seguridad y del polémico diputado Víctor Morales Zapata.

La conversación transcurrió con calma, sin tensión aparente, hasta que transitamos hacia el tema de las quejas del sector empresarial costarricense hacia el Gobierno y su relación con la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep).

Esa organización representa a la cúpula empresarial del país y sus comunicados de prensa han llevado tonos fuertes contra lo que la organización ha catalogado como las “señales confusas” del Gobierno que “preocupan al sector empresarial”.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Por ejemplo, el 11 de agosto, Ronald Jiménez, presidente de Uccaep, sostuvo que “cuando el PAC ganó las elecciones, hubo buena comunicación de parte de don Luis Guillermo con los sectores, sin embargo hoy no percibimos la misma disposición, sino que las señales generan incertidumbre e inseguridad (...)”.

EF profundiza en las razones detrás de ese disgusto. Para conocer sus posturas sobre los otros temas abordados puede consultar elfinancierocr.com .

¿Por qué tantas quejas de las cámaras empresariales? Casi todo comunicado de prensa de la Uccaep critica algo de esta gestión. ¿A qué atribuye esa reacción? Usted dice que han tenido muchas reuniones con ellos.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Es relativo decir “muchas”. Nos reunimos una vez por semana, cada 15 días...Yo he dicho y sostengo que estamos haciendo cosas diferentes... estamos poniendo atención no solo al sector empresarial productivo, sino también al sector social de este país. Poner acuerdos en la balanza no es fácil, no me cabe duda. Este país ha estado en algún momento más sesgado y favoreciendo más al sector empresarial y productivo, y nosotros creemos que también debemos favorecer al pequeño y mediano trabajador, al ama de casa, al vendedor, y hay que poner eso en una balanza.

“Eso exige madurez y tolerancia, más cuando uno está acostumbrado a que hagan las cosas de una manera... eso produce reacción. Para mí eso es lo que esta aconteciendo. No es nada contra el sector empresarial. Lo que queremos es decir que no somos de aquellos que esperan a que la copa se rebalse. No esperamos a que se rebalse la copa para que llegue a los que más necesitan. Podemos hacerlo de otra forma”.

¿Se ha venido haciendo así? ¿Se espera que la copa se rebalse para que algo llegue a los pequeños?

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

Sí, desde hace muchos años se mantiene una economía que apostó por el crecimiento, y en el momento en que se diera un crecimiento muy sostenido podemos trasladar más a los sectores que menos tienen. Nosotros creemos que no, que la vía costarricense siempre fue simultánea, que los sectores de aquella época fueron distribuyendo mientras crecían. Lo hizo con cooperativismo, en programas de vivienda, educación, etcétera.

¿Eso se dejó de hacer?

Eso se dejó de hacer de manera significativa. Tan es así que la brecha social se ha hecho más grande. Creamos una sociedad más dispar que en la que, en el caso mío, me forjé. Yo tuve más oportunidades a pesar de una sociedad que no tenía un proceso de crecimiento económico tan grande como el actual.

¿A Uccaep le ha molestado esto? ¿Ustedes les han dejado saber que ya no van a trabajar con ese “sesgo”, como le llama usted?

No... les hemos dicho que ahora vamos a hacer un balance y que hay que pensar fuertemente en que es necesario trasladar importantes recursos al agro, al pequeño y mediano productor. Hay que dar más recursos para tener una educación altamente tecnificada. Hay gente que se preocupa por todo lo que se da a las universidades pero a la vez quiere formación de punta… ingenierías.

“ Y diay, yo no logro entender. ¿Cómo vamos a traer industria de punta al país si no vamos a invertir en esa educación? Hay compromisos y controles con el uso de esos fondos. Hay que invertir más en ese sector.

¿Cuáles ajustes del modelo no le gustan? En una entrevista con La Nación, Kevin Casas dijo que el PAC cree que lo hecho con la economía en los últimos 25 años no fue necesario. Usted parece hablar de los mismos. Hablamos de ajustes estructurales, como los promovidos por don Eduardo Lizano: poner a competir al Estado, crear un modelo exportador fuerte. Usted dice que ese modelo lleva un sesgo a favor del empresario grande. ¿Esa es la apuesta que no les gusta?

No, no es que no nos gusta. Esa apuesta debe continuar, pero debe acelerarse el motor de la economía interna nacional. Así como hicieron su trabajo Cinde y Procomer, que movieron a esos sectores empresariales, hay que hacer otras instancias que muevan a los pequeños y medianos, y los vinculen con las grandes oportunidades del mercado interno y externo.

¿Eso es lo que no ha tenido en los últimos 25 años Costa Rica?

Claro, claro. Si usted compara, el pequeño y mediano productor agropecuario de hoy con el de antes, no ha tenido crédito por todos los requisitos que les piden. El Ministerio de Agricultura ha sido desmantelado. El Consejo Nacional de la Producción (CNP) no ha sido estructurado, pese a sus deficiencias, como un apoyo para llegar al mercado externo. Sí, creemos que hay un desbalance y queremos balancear. Que el sector agropecuario, que el pequeño campesino produzca lo que nos comemos. Que agregue valor, que produzca lo que exportamos. A eso apostamos.

El argumento esperable, ante esas ideas, es que esas medidas, como hacer que aquí se empiece a producir grano, que produzcamos lo que comemos, implica dañar al consumidor por altos precios. ¿No importa que paguemos un frijol más caro por mantener a un sector productivo ineficiente?

No necesariamente es ineficiente. No le hemos dado las condiciones para ser eficiente. Hay lugares donde deben recurrir a préstamos de usureros. Así ellos no pueden competir. Hoy en Estados Unidos y Europa la producción nacional tiene fuertes soportes del Estado para competir. ¿Por qué nosotros no podemos dar condiciones crediticias, estructurales y técnicas para que el pequeño productor compita adentro y afuera? ¿Por qué no les damos ventajas y créditos para que procesen y empaquen y agreguen valor? Hay un mercado centroamericano que requiere de lo que producimos, tenemos a Panamá que no produce nada para su mercado interno y nosotros no les vendemos.

“Pero no le podemos decir al campesino que produce para su propio consumo que mañana se vincule a ese mercado. Tenemos que crear las condiciones como las creadas a las empresas grandes. Así como lo hicieron Procomer y Cinde, que las vinculó, que les dio oportunidades, que les dio tecnología, crédito. Ahora hay que trasladar recursos a los pequeños, que se encuentran en condiciones de competir pero no tienen los apoyos necesarios dados a otros.

¿Esto es lo que explica la tensión de Uccaep y el sector empresarial con el Gobierno?

Sí, no es lo único. Hay que crear diálogos y confianzas. Esta apuesta puede asustar, pero es la vía costarricense. El Presidente lo dijo. Algunos creyeron que no iba a ser esa ruta. Nosotros queremos decir que sí va a ser esa ruta. No todo el mundo está enojado entre las grandes empresas. Hay grandes empresas, exitosas, exportadoras de chayote y yuca, que necesitan más productos, para exportar procesado o congelado, que quieren que vinculemos a los pequeños para que estén a un buen nivel competitivo.

¿Ustedes son gobierno pese a la cámaras empresariales?

No, somos gobierno con las cámaras empresariales.

¿Se sienten respaldados por las cámaras empresariales?

¡Claro! Hay muchos sectores empresariales que están interesados en la vía costarricense y están dispuestas a apostar y estamos en diálogos por eso. Pero hay algunos que están preocupados.

¿Los grandes empresarios?

Algunos, no todos.

¿Uccaep no necesariamente representa lo que siente el sector empresarial del país?

Es que ese sector es muy diverso. Uccaep es 48 cámaras grandes y 10.000 empresas, entonces depende. Uccaep expresará lo que siente, pero cuando usted habla con las cámaras de manera bilateral hay muchas que apoyan este proyecto. Hay sectores que están aferrados a una forma de hacer las cosas y hay otras que quieren que se haga de otra forma.

“Ese debate está tanto dentro de Uccaep como dentro de la propia sociedad . Hay que dar oportunidad al gran empresario, pero no olvidar que en el tren hay que pegar al pequeño empresario.”

¿Podemos esperar que pasen cada vez más recursos al CNP, al sector agrícola?

Bueno, hay que ver si la situación fiscal lo permite.

Hace un año se hablaba de cerrar el CNP y ahora ustedes plantean esto. Es un cambio fuerte.

Nosotros creemos que al CNP hay que mejorarlo, reorganizarlo, darle una plataforma empresarial. El CNP es vital para el pequeño productor. Es vital un lugar que acopie, dé valor agregado, distribuya… Eso no lo logran los pequeños productores independientemente.

¿Está bien que el Estado se meta en eso?

Totalmente. Como se lo he dicho, de la misma forma en que Cinde, Procomer y Comex se han metido como plataformas para hacer mercado a esas empresas. A veces esto me preocupa. El sector empresarial costarricense no se hizo competitivo solo. Lo logró con crédito estatal, con plataformas como Comex, Cinde, Procomer. Entonces, las condiciones para el otro motor (el de pequeños y medianos) debe crearse. Eso es lo que nos preocupa.

¿Cuáles puntos generan desacuerdo con Uccaep ?

No son desacuerdos. Hay un problema fiscal que estamos de acuerdo en que hay que resolverlo. Es que no nos decimos nada nuevo. ¿La corrupción? Todos queremos un gobierno que le entre duro a la corrupción, pero llevamos acá cuatro meses. Estamos entrando. Queremos meterle a la evasión fiscal, al contrabando. ¿Tema energético? ¡Lo hemos dicho! No se hizo la tarea y hay que hacerla.

¿Qué piden ellos?

Piden soluciones en cuatro meses de gobierno, pero nosotros les decimos: ‘no nos las pidan, sentémonos a construirlas’.

¿Ellos ponen obstáculos al trabajo de ustedes?

No obstaculizan, hacen presión. A mí me preguntan: ‘¿los presiona alguien?’ Yo les digo: ‘sí, me presionan los sindicatos, las cooperativas, la Uccaep, la prensa...’ ¿Quién no nos presiona? ¿Que si me presionan? Claro. ¿El Presidente me presiona? Claro. Veinte personas al día se reúnen con el Presidente y es para pedirle algo. Se trata de recibir presiones y hacer un equilibrio.

¿De uno a diez como van las relaciones con Uccaep?

De 1 a 10 podemos ir en un 7 u 8. Con ganas de llegar un 9. No sé si hay sueños de 10, pero por lo menos de llegar a 9 sí.

Ministro de

la Presidencia

Melvin Jiménez Marín Ocupa ese cargo desde el 8 de mayo del 2014. Obispo oficial de la Iglesia luterana en Costa Rica, pero cuenta con permiso para retirarse de ese cargo y ejercer la función gubernamental. Tiene 58 años.