Por:  2 noviembre, 2015

Roma.- El director de la Organización Mundial del Comercio (OMC), Roberto Azevêdo, dijo este 2 de noviembre a Efe que la próxima reunión ministerial en el seno del organismo, el próximo diciembre en Nairobi (Kenia), no será suficiente para cerrar la Ronda de Doha.

El responsable brasileño señaló que "las conversaciones de Nairobi son muy importantes porque cualquier cosa que se haga allí no va a ser suficiente para concluir las negociaciones de la ronda de Doha", un programa de liberalización comercial que sigue discutiéndose desde 2001. Uno de los asuntos centrales de las negociaciones es el comercio agrícola, tal y como destacó Azevêdo en una intervención en la sede de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) , con sede en la capital italiana.

En medio del debate sobre la necesidad o no de reformar el modelo de la OMC con vistas a continuar ese diálogo, hasta ahora infructuoso, su director consideró que "lo más importante es que las negociaciones no paren".

Durante su discurso, llamó a los países miembros de la organización a actuar con "flexibilidad" y "pragmatismo" ante la "oportunidad histórica" de acabar con las distorsiones del mercado internacional.

Sin embargo, reconoció, existen aún muchas divergencias entre los miembros, como las relativas a los subsidios para la exportación, que preocupan especialmente a las naciones menos desarrolladas, en peores condiciones para competir en ese sentido a nivel mundial.

La agenda de Nairobi abordará del 15 al 18 de diciembre próximos el acceso a los mercados, incluyendo la cuestión de prohibir las restricciones a las importaciones, el apoyo doméstico a la agricultura mediante subsidios y la necesidad de minimizar esas distorsiones, y la competición en relación con las exportaciones, que abarca también los créditos y las ayudas alimentarias.

"No queda mucho tiempo para diciembre, por lo que se necesita mucho más pragmatismo", apuntó el brasileño, que recordó que si no hay un acuerdo en Nairobi habrá otras ocasiones más adelante.Particularmente difícil se presenta la negociación respecto a los programas de seguridad alimentaria, después de que en noviembre de 2014 India y Estados Unidos alcanzaran un acuerdo por el que los miembros de la OMC se comprometían a no denunciar en ese organismo tales programas hasta que no se llegase a una solución permanente.

Previamente, el país asiático se había negado a firmar un acuerdo en la OMC como forma de presión para defender su programa de subsidios, con el que compra a pequeños agricultores productos por encima del precio del mercado y después los revende a precios ajustados al poder adquisitivo de los ciudadanos más pobres.

Algo que para otros países supone una distorsión del mercado. Sin el veto indio, la OMC adoptó a finales del año pasado el protocolo que permitirá implementar el Acuerdo de Facilitación del Comercio, el primer pacto alcanzado en el seno del organismo con sede en Ginebra en 20 años, si bien este acuerdo apenas ha servido para avanzar en la Ronda de Doha.

Etiquetado como: