Exmandatario dice que no hay ninguna elemento positivo que resaltar del legado de Castro a América Latina

Por: Andrea Rodríguez V. 26 noviembre, 2016

Para enero de 2015, los rumores de que el legendario líder cubano había fallecido tomaban fuerza. Y no era la primera vez.

En 2006, Fidel Castro había sido sometido a una cirugía de emergencia y entregó la presidencia temporalmente a su hermano Raúl. Dos años después anunciaba su renuncia definitiva.

Desde entonces, la salud del dictador era un secreto, para el mundo y para el pueblo cubano.

La desaparición de la vista pública no hizo más que calderar, en momentos, los rumores de su muerte.

Así, y justamente hace un año, EF decidió conversar con el expresidente de la República, Óscar Arias, en el supuesto de que la muerte del padre de la Revolución Cubana llegara a confirmarse.

Este sábado 26 de noviembre, entre homenajes a Castro y hasta celebraciones en su nombre, publicamos esta entrevista.

–¿La muerte de Fidel Castro llegaría a acelerar los vientos de cambio que ha venido mostrando la isla?

–Sin duda alguna, Fidel es el héroe revolucionario del pueblo cubano, y su muerte va a acelerar la transición que ese país se merece hacia un régimen de democracia y libertad.

Un grupo de personas se congregó fuera de la embajada de Cuba, en Santiago, tras anunciarse la muerte de Fidel Castro.
Un grupo de personas se congregó fuera de la embajada de Cuba, en Santiago, tras anunciarse la muerte de Fidel Castro.

–En la relación con Estados Unidos, ¿usted considera que también se marcaría un hito importante?

–Sí, yo pienso que en su relación con Estados Unidos también. Los cambios políticos y en materia de derechos humanos que el mundo quiere ver en Cuba se van a acelerar con la desaparición de Fidel.

–¿Qué elemento positivo podría citar de la herencia de Fidel a América Latina?

–Casi nada. Durante los tiempos de Guerra Fría, el comunismo fue una alternativa al sistema democrático y de libre empresa que regía en Occidente, pero desde la desaparición de la Unión Soviética, los regímenes comunistas deberían existir solo en museos.

"La verdad es que la economía cubana siempre sobrevivió gracias a la generosidad de Moscú y después de la desintegración de la Unión Soviética, a la generosidad de Caracas. Pero esto ya se terminó".

–¿Se puede hablar de que queda huérfana la izquierda latinoamericana con la muerte de Fidel?

–La izquierda comunista sí. Es una pena que Fidel Castro no tuvo ni la valentía ni la visión que tuvo un político como Deng Xiaoping para cambiar el sistema económico emperante en su país. Fidel Castro vio cómo el mundo se transformó y cómo los regímenes comunistas desaparecieron, y sin embargo, siguió esclavizado a esa ideología.

"Evidentemente el gran perdedor por su actitud soberbia al nergarse a reconocer el fracaso comunista fue el pueblo cubano".

Algunos cubanos salieron a las calles de Miami al enterarse de la muerte de Fidel Castro.
Algunos cubanos salieron a las calles de Miami al enterarse de la muerte de Fidel Castro.

–Con la muerte de Hugo Chávez en Venezuela se hablaba también de un debilatamiento del modelo. Si bien hay sus diferencias, ¿podría utilizarse esto como un parámetro?

–Son cosas diferentes. En Venezuela, todavía hay un sistema multipartidista, en Cuba no. En Cuba los adversarios al partido comunista tuvieron, desde 1959, como destino el cementerio, la cárcel o el exilio y desde el inicio se estableció una dictadura con un partido único.

"En Venezuela subsistieronlos partidos políticos aunque Chávez convirtió la democracia venezolana en una autocracia".

Etiquetado como: