Casa Presidencial y diputados buscan acuerdo para agenda del último año de gobierno

Gobierno y diputados solo tienen un 2013 electoral para concretar muchas prioridades acumuladas en Asamblea Legislativa

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La agenda legislativa está cargada de temas explosivos y de alto perfil, mientras el reloj de esta administración y la actual Asamblea revela que queda poco tiempo para procurar avances.

Zapote dejó temas gruesos para su último año (ya de por sí complejo por las aguas picadas de un año electoral) que van desde reformas políticas de gran calado, a intentos de revolución en campos como energía, materia laboral y de salud.

Casa Presidencial y los diputados mantienen reuniones para explorar cuáles proyectos podrán sortear estas corrientes y llegar a buen puerto para convertirse en leyes.

Es poner a navegar los planes por el disenso y el delicado equilibrio propio del año preelectoral.

Electricidad, ¿será el tema?

El ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides, lo acepta. Y aunque no califica ninguna propuesta como la favorita para el último año, reconoce que en temas como contingencia eléctrica se requerirá negociación a fondo.

Ese plan choca, de entrada, con la negativa del Partido Acción Ciudadana (PAC) y de la Unidad Social Cristiana (PUSC), a tramitarlo en la Comisión de Asuntos Agropecuarios.

Además, la oposición reclama que se quiere avanzar rápido, pese a un déficit en la negociación.

Yolanda Acuña, jefa de fracción del PAC, negó que a la fecha el Gobierno se haya acercado para ganar su respaldo.

Luis Fishman, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), tampoco le auguró un buen caminar al plan que se tramitaba en una comisión especial hasta hace un año, cuando venció su plazo.

Así, uno de los temas que la presidenta Laura Chinchilla puso sobre la mesa para los últimos 12 meses de su mandato luce crudo y ávido de motores políticos que lo lleven hasta buen puerto.

La presión de lo pendiente

Benavides adicionó a la lista de intereses del Ejecutivo otros pesos pesados cuya flotación hasta muelle está en por verse.

Entre estos está la ley que permita implementar el procedimiento médico de la Fecundación In Vitro (FIV), la Ley de experimentaciones biomédicas y la reforma a la Ley de Jurisdicción Constitucional .

Aquí, al menos, hay visos de coincidencias con la oposición. Sin embargo, hay indicios de que se requerirá de una negociación que aún está verde.

Acuña estimó prioritario el marco normativo de la FIV, pero exigió que las experimentaciones médicas en personas vayan primero a una mesa intersectorial.

Y Fishman coincide en los cambios a la Sala Constitucional, pero se requerirán ajustes.

El problema es que el espacio para que Zapote impulse su agenda es limitado, se reduce a seis meses divididos en dos periodos de sesiones extraordinarias.

El otro medio año restante lo acapararán los diputados con sus agendas particulares. No hay que olvidar que también para los legisladores corre el tiempo para cumplir con sus propios compromisos.

Así, Acuña enfatizó en la importancia de concentrar las fuerzas en la tramitación de la reforma constitucional para mantener el agua bajo dominio público.

E incluyó el plan que pretende reducir de un 0,19% a un 0,08% del PIB el monto destinado a financiar las campañas políticas.

Fishman instó a dedicar la última legislatura a impulsar un proyecto de reforma integral al Reglamento Interno de la Asamblea Legislativa.

Empero, Zapote llega al último año con deudas con los legisladores, lo cual reduce más su capacidad de negociación de temas que llenan de dudas a la oposición.

Una de ellas, a estudiar con lupa, según Fishman y Acuña, es la reforma con la que se buscaría modificar la forma de evaluación de los burócratas, para afinar el pago de pluses salariales, como las anualidades.

El plan podría llegar antes de que acabe el primer semestre.

Desde otro ángulo

Empero, desde la costa, los analistas políticos ven esta y otras iniciativas naufragar en alta mar.

Tal es el caso del plan de contingencia eléctrica. Según el politólogo Claudio Alpízar, esa iniciativa nació muerta, igual que algunas de las 41 propuestas de los notables que la Presidenta recogió en tres proyectos de ley.

El analista Rotsay Rosales, agregó que vislumbra una agenda para el cuarto y último año plagada de temas comerciales, como nuevos tratados de libre comercio.

También ve asomar la cabeza por encima del agua a los asuntos de corte financiero, en un intento del Gobierno por tratar de mantener los índices de crecimiento económico estables hasta el final del periodo de Laura Chinchilla.

Ambos coincidieron en que, quizás, el mayor triunfo lo obtendría el Poder Ejecutivo si decide tramitar por la vía del referéndum, y no la legislativa, algunos de los proyectos de reforma del Estado que impulsa Chinchilla.

Acaso, un consejo que el Ejecutivo no debería despreciar en año preelectoral.

Temas del cierre

Laura Chinchilla apostará por planes puntuales durante su último año:

1. Contingencia eléctrica: Acaba de iniciar desde cero su trámite en la Comisión de Asuntos Agropecuarios. No goza del apoyo del PAC.

2. Notables: Los planes derivados del informe de los notables no han iniciado con buen paso. Solo el de reformas varias comenzó su trámite.

3. Reforma salarial: Su éxito depende de quién gane el pulso por el apoyo diputadil, si los sindicatos, en la calle, o el Gobierno en la mesa.

4. Cambios a Conavi: Podría ser el tema con mayores apoyos políticos de los que impulsaría el Gobierno durante sus últimos meses.

5. Investigaciones biomédicas: Aún está crudo y con escaso avance en las negociaciones entre el Congreso y los sectores médicos.

Fuente Entrevistas EF.

Sostenbilidad y financiamiento