Expertos lo consideran una medida correcta, pero necesitará negociación en la Asamblea Legislativa

Por: Juan Pablo Arias 22 septiembre, 2014
 El sector productivo espera que el presidente Luis Guillermo Solís comience lo antes posible a concretar el cómo desarrollará cada uno de los temas pendientes y urgentes del país.
El sector productivo espera que el presidente Luis Guillermo Solís comience lo antes posible a concretar el cómo desarrollará cada uno de los temas pendientes y urgentes del país.

En cadena nacional de telvisión, el presidente de la República Luis Guillermo Solís anunció el domingo anterior, que enviará a la Asamblea Legislativa un proyecto de ley que transformará el impuesto de ventas actual en el impuesto al valor agregado (IVA). La propuesta del Ejecutivo es que la tasa impositiva se mantenga en el 13%.

La propuesta tratará de mejorar la recaudación en unos ¢300.000 millones anuales, según detalló el mandatario, en el mensaje grabado antes de su viaje a Nueva York. "Esta medida hará más difícil la evasión de impuestos", advirtió.

Dirección correcta

Para el abogado experto en impuestos Alan Saborío, socio director de la firma consultora Deloitte, la migración hacia el IVA tiene el potencial para aumentar los ingresos del Gobierno.

"En el el caso del IVA es incuestionable, va a mejorar notablemente la recaudación y mejora la trazabilidad. Pero, el gobierno debe valorar y respetar las negociaciones hechas en el pasado", dijo.

Saborío explicó que además de la educación y la sald, existen otros sectores sensibles que requieren de tratamiento diferenciado o de dimensionamiento diferente en el tiempo, como construcción, turismo y la industria ligada a la canasta básica.

Para Carlos Camacho, abogado especialista en impuestos del Grupo Camacho, el proyecto podría tener tratos especiales pero no debería contener exenciones, para así procurar que la base sea total o lo más amplia posible.

"Si hay tratos especiales a sectores sensibles, como la educación y la salud, estas deben quedar gravadas con unas tarifas reducidas pero nunca exentas ya que esta condición hace perder la condición de control deseable y hace que económicamente el efecto inflacionario del IVA sea mayor aun", explicó.

Los analistas coinciden en que este tipo de acciones debieron tomarse hace tiempo, de hecho estuvieron incluidas en las reformas tributarias que fracasaron en administraciones pasadas.

"Esas son las reformas de modernización básicas del sistema tributario y, por tanto, eso es lo que debe hacerse en el ámbito del sistema tributario. Luego, habrá que ver los detalles. Es así que se podrá aumentar sustancialmente la recaudación", indicó Adrián Torrealba, socio de la firma consultora en impuestos Faycatax.

Ambiente de negociación

En la Asamblea Legislativa ya se discute en pasillos y despachos legislativos la viabilidad política del proyecto, pese a que todavía no ha sido presentado.

Otto Guevara, diputado del partido Movimiento Libertario, expresó la renuencia de su bancada a apoyar un proyecto como el del IVA. No obstante, el legislador admitió que podría darse curso a esta iniciativa, si el Ejecutivo primero incluye una reforma constitucional que estipule un tope al gasto y al endeudamiento público.

"Solo con esa condición apoyaríamos el IVA; el temor es que con este proyecto el Gobierno siga haciendo crecer el gasto, como lo hizo de manera irresponsable al subir salarios al sector publico al doble de la inflación y al subir el presupuesto a las universidades", detalló Guevara.

Paulina Ramírez, diputada del Partido Liberación Nacional, expresó que esta fracción siempre ha estado de acuerdo con la modernización de los tributos, e incluso lo propusieron así desde la campaña electoral.

"Nuestra posición es que esto debía hacerse desde el inicio. Esta administración se dio cuenta que no era realista lo que pretendían hacer de solamente hacer recortes el gasto", comentó.

Ramírez, empero, reconoció que aunque el PLN está a favor de este tipo de reformas, no hay un consenso en las otras fracciones de la Asamblea Legislativa, por lo que el Ejecutivo deberá sentarse en la mesa de diálogo para discutir este tema en particular.

Ottón Solís, diputado del oficialista Partido Acción Ciudadana y presidente de la Comisión de Asuntos Hacendarios, recibió el anuncio del presidente con beneplácito y esperará a que el proyecto llegue a la comisión para conversar su viabilidad con las demás fracciones representadas.

Confusión presidencial

En la cadena nacional el Presidente Solís también anunció la presentación en el 2015 de un proyecto de ley sobre "renta global", que tiene por fin gravar los ingresos de las personas generados dentro del país, no importa su origen: salarios, dividendos, honorarios, etc.

Sin embargo, el presidente manifestó que el proyecto gravaría ingresos generados en "distintos países", lo que en realidad corresponde a la renta mundial o universal, que no se aplicaría en el país.

"El Presidente mezcló el concepto", explicó el diputado Guevara.

Para Alan Saborío, de Deolitte, la propuesta sobre la renta global es "respetable", pero este impuesto urge de más reformas.

Carlos Camacho, por su parte, considera que la diferencia entre ambos tipos de impuestos es importante; mientras la renta global es progresiva y promueve mayor justicia tributaria, la renta mundial suele resultar onerosa para el país.

En una entrevista con el Wall Street Journal, este martes, Solís dijo que acelera la transformación hacia el IVA con motivo del rebajo en la calificación que recibió el país de parte de la firma Moody's. También admitió que las finanzas del país podrían ser negativamente afectadas si la Reserva Federal de Estados Unidos eleva demasiado abruptamente las tasas durante el próximo año.