Recibirá segundo debate el jueves 26 de noviembre y su aprobación está prácticamente asegurada

Por: Andrea Rodríguez V. 24 noviembre, 2015
En el 2014, de los 315 proyectos convocados por el Poder Ejecutivo, únicamente ocho pudieron llegar a feliz término en el Congreso
En el 2014, de los 315 proyectos convocados por el Poder Ejecutivo, únicamente ocho pudieron llegar a feliz término en el Congreso

El plan de gastos propuesto por el Gobierno Central para el 2016 recibirá segundo debate este jueves 26 de noviembre y su aprobación está casi asegurada.

"Damos por sentado que su aprobación será definitiva", comentó el diputado de Acción Ciudadana, Ottón Solís.

La afirmación llega luego de que ayer 32 diputados votaran favorablemente el proyecto en un primer debate.

El presupuesto del Gobierno para el 2016 da autorización para gastar un total de ¢8 billones, lo que significa un incremento nominal de 0,54% con respecto al presupuesto presentado anterior (2015). Sin embargo, este último tuvo un crecimiento del 19%.

Ahora, pese a un primer visto bueno, la propuesta del Ejecutivo sigue teniendo detractores.

La socialcristiana Rosibel Ramos es una de ellas, asegura que el plan sigue siendo"irresponsable y no muestra la senda de la contención del gasto".

Sin embargo, es clara en que su aprobación será definitiva en el Plenario el próximo jueves.

"Vamos a llevar la misma posición en contra y seguiremos pensando que lo que se aprueba es un cheque en blanco para que el Ejecutivo siga gastando. Se buscarán espacios para que se revierta la votación a favor pero lo vemos muy difícil", continuó Ramos.

El plan se distribuye, principalmente, en el pago de salarios e incentivos por prácticamente ¢2,5 billones. Un monto igual será destinado al pago deuda pública.

Al mismo tiempo, el proyecto de presupuesto redujo la partida de gastos de capital en un 11%, si se compara con el presupuesto autorizado para este 2015.

Son los ministerios de Agricultura y Ganadería (MAG) y de Comercio Exterior (Comex) los que más verán comprometidos sus planes de gasto. Las mermas son de 18,57% y 20,56% respectivamente.

Caso contrario, el Ministerio de Educación Pública y el de Ambiente y Energía registrarán una variación positiva del 7,3% y 12,73% entre el dinero que se les pretendía otorgar para este año y el plan de gastos del 2016.