Sin el gasto en deuda, en el 2006 representaba los gastos del Gobierno Central representaban el equivalente al 15,15% de la producción total; el proyectado para el 2015 sube a 20,85%

Por: Alejandro Fernández Sanabria y David Ching Vindas 25 septiembre, 2014

--Este artículo fue corregido en aspectos esenciales el 29 de setiembre del 2014. Puede leer los motivos de la corrección al final del texto--

En medio fuerte debate por el incremento del presupuesto en un 19% del 2014 al 2015 (13% si se excluye el gasto por endeudamiento), el presupuesto presentado por el gobierno a la Asamblea Legislativa mantiene la tendencia a que ese conjunto de gastos represente cada vez más como porcentaje de la producción, excluyendo el pago de deuda.

Para la comparación, EF utilizó los presupuestos devengados en las leyes presupuestarias del 2006 al 2014, y la proyección del 2015.

Para el 2006 , el presupuesto representaba el 15,15% del Producto Interno Bruto (PIB) . Desde ahí la tendencia clara es que esa porción se haga más pequeña, hasta crecer a 20,85% (cinco puntos porcentuales).

Separar el pago de la deuda permite observar que ese rubro es el que hace crecer, de 24,57% a 26,76%, el porcentaje que representa el presupuesto del PIB al comparar el proyecto presupuestario del 2014 con la propuesta del gobierno al 2015.

Sin ese rubro, el porcentaje crece a menor ritmo, de 20,21% a 20,85% en esos años. El presupuesto que quiere el presidente Luis Guillermo Solís representa, en porcentajes, más que lo gastado por las administraciones de Arias y de Chinchilla.

EF informó que el gasto planeado por el Gobierno en el 2015 para honrar sus deudas se acerca, medido como porcentaje del PIB, al monto a invertir en el mismo año en sus servicios generales, tales como como justicia, centros de reclusión, orden público, seguridad, servicios legislativos, electorales, y otros.

También informó que el pago de la deuda del Gobierno Central empezó a estrujar los recursos que se destinan a otras áreas, como el apoyo a la educación y el impulso que se le dé a la actividad productiva.

Aclaración: Por error, las estimaciones utilizadas para elaborar la primera versión de este artículo se basaron en un Producto Interno Bruto (PIB) de años no correspondientes con los presupuesto devengados del 2006 al 2014. Tal error implicó que se informara que la tendencia en la evolución del presupuesto nacional, como porcentaje del PIB, era decreciente, cuando lo fiel a la realidad, según los datos disponibles, es que esta tendencia es creciente.