Mensajes políticos compiten con votantes más exigentes y con la saturación informativa

Por: Evelyn Fernández Mora 29 enero, 2014
Los cinco principales candidatos a la presidencia participarón ayer el último debate organizado por Repretel, Canal 6.
Los cinco principales candidatos a la presidencia participarón ayer el último debate organizado por Repretel, Canal 6.

Ante un electorado más informado, exigente, y desencantado es más difícil que los mensajes políticos calen hondo, y a esta situación se enfrentaron los partidos políticos con la propaganda que cierra hoy, de acuerdo con el calendario del Tribunal Supremo Elecciones (TSE).

Analistas coinciden en que los mensajes de cierre de esta campaña política no marcaron un cambio contundente como para impactar fuerte en la decisión de voto, aunque cada candidato tuvo situaciones específicas que enfrentar.

La publicista Gretel Aguilar, profesora en la Universidad de Costa Rica (UCR), resaltó que, en términos de comunicación, las estrategias han sido similares a otros años y no vió un gran cambio; por ejemplo, en que la mayoría de candidatos apostaron a los mismos argumentos para ganarse votos mediante acusaciones a sus contrincantes.

Para el analista político, Ricardo Lizano, uno de los aspectos que más influyen en que no se vea una reacción significativa es que hay un electorado distinto, una gran cantidad de jóvenes que ya no forman parte de las tradiciones familiares partidistas que solían caracterizarse antes.

La reducción del presupuesto para la propaganda, una mayor madurez en el electorado, la decepción socioeconómica y la saturación de información, también son elementos que han jugado un papel importante y diluido la penetración de los mensajes, según Kathia Pierre, profesora de publicidad en la UCR.

Los desafíos de cada propuesta

La campaña de Johnny Araya, candidato del Partido Liberación Nacional (PLN), fue la que más ajustes presentó en sus mensajes según los expertos, debido al tamaño que representa el partido.

"Hay cierta transmutación. Araya comenzó siendo un candidato de unidad nacional y en sus mensajes ni siquiera aparecía con el verde del partido. Cuando apareció la primera encuesta, la caída estrepitosa de más de 15 puntos, lo que hizo el PLN fue apelar a sus bases, a su fortaleza tradicional, a su base electoral", comentó Lizano.

Pierre analizó que los mensajes de Araya fueron dirigidos a diferentes segmentos, y la variación también fue una especie de respuesta a los ataques que ha recibido a lo largo de la campaña por tratarse del representante del partido de Gobierno.

Aguilar destacó la producción técnica del spot "Construyamos juntos la Costa Rica de todos", recientemente lanzada por el liberacionista, sin embargo observa que el mensaje es confuso.

Para Lizano, Otto Guevara hizo un esfuerzo por desestigmatizarse como el candidato de un partido libertario de extrema derecha y quiso darse a conocer como una persona muy cercana al socialcristianismo.

Pierre manifestó que Guevara trató de revivir los sentimientos patrióticos y valores costarricenses mediante la música que utilizó, en búsqueda de un mensaje similar al que dio el expresidente Óscar Arias en la campaña del 86, con su canción "Paz para mi gente".

Respecto a Rodolfo Piza, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), la publicista dijo que sus mensajes apelaron a los que ya conocen el partido, aunque no considera que se haya logrado acercar a los que no lo conocían.

El mensaje de Luis Guillermo Solís, del Partido Acción Ciudadana, es analizado como el más coherente a través de la campaña, y que logró posicionar al candidato como un líder mediante sus propios méritos dentro de la agrupación que representa.

"Creo que Solís lleva mérito ya que logró liderazgo propio. Su mensaje final es elocuente en ese sentido cuando dice: "solo me falta un voto y es el suyo", y creo que es lo que el PAC ha necesitado siempre, porque normalmente ha sido un fenómeno urbano con poco respaldo en las zonas rurales, y en esta ocasión si le han puesto un poco más de atención a esa debilidad", dijo Lizano.

Pierre rescató que inició con un mensaje inteligente y coherente, primero presentándose a la gente y finalizando con el "ya me conoce", utilizando una tónica bastante respetuosa hacia la gente.

En el caso de José María Villalta, del Frente Amplio, Pierre explicó que finalizó la campaña con un perfil más cálido hacia las personas.

Para Aguilar, el argumento principal que el Frente Amplio mantuvo en gran parte de sus mensajes fueron las acusaciones hacia los demás contrincantes.

"Aunque sus principales cuadros vienen de la izquierda tradicional, como él mismo lo dice, heredero del partido Vanguardia Popular que fue el comunista de Costa Rica, creo que el fenómeno de Frente Amplio se debe más a su candidato que a su partido. Villalta ha logrado romper el cerco de la izquierda tradicional y ha sido un mérito de él particularmente", externó Lizano.