Por: Evelyn Fernández Mora 6 noviembre, 2013
La propuesta intenta detectar cuáles inversiones serán capitales “golondrina” o especulativas.
La propuesta intenta detectar cuáles inversiones serán capitales “golondrina” o especulativas.

En medio de la campaña política, la discusión del presupuesto del Gobierno Central y un posible receso de dos meses, se complica el avance del proyecto de ley contra capitales golondrina, expediente 18.685, presentado a principio de este año como prioritario por el Poder Ejecutivo.

A lo anterior se suma que por tratarse de los últimos seis meses de legislatura para los actuales diputados, muchos quieren dar prioridad a sus propuestas personales, que esperan en la corriente legislativa, lo que complica más el escenario para que esta propuesta se apruebe.

El proyecto tiene cuatro informes de mociones vía artículo 137 antes de pasar a las votaciones en primer y segundo debate en el Plenario, por lo que todavía tiene trámites que agotar antes de concretarse.

"Ha tenido objeciones ese proyecto y ahora todas las fracciones tienen intereses, cada uno quiere impulsar proyectos propios que están pendientes para ver si logran sacarlos, lo veo un poco complicado el ambiente, no está muy bueno el ambiente por esa situación", comentó Elibeth Venegas, del Partido Liberación Nacional.

En la bancada del Movimiento Libertario, no le reconocen el fundamento suficiente para tratarse como un proyecto prioritario ante otros que consideran de mayor urgencia.

"Ese proyecto no tiene muy buen ambiente porque hay unas partes que no caben, aspectos que no se ven muy bien definidos. Yo no le daría mucha prioridad, sabiendo que hay proyectos que van más directamente al sectores productivos de este país", comentó la libertaria Mireya Zamora.

Espacio en extraordinarias

Para el diputado Gustavo Arias, del Partido Acción Ciudadana, ahora está en manos del Ejecutivo decidir si retoma el plan y lo convoca para ser discutido en el segundo periodo extraordinario, el último de la actual administración.

"Nosotros siempre lo hemos apoyado, no tenemos ningún problema, coincidimos en que es una importante herramienta para el Banco Central, que ojalá no tuviéramos que aplicar, pero se debe tener en caso de que se necesite", comentó Arias.

El plan lo que pretende es evitar que entren capitales al país que distorsionen la economía, aprovechándose de alguna circunstancia para atraer capitales de inversión temporales especulativos, conocidos como capitales golondrina.

Los opositores temen que la herramienta ahuyente inversiones capitales de empresas foráneas sanas para la economía y de largo plazo, pero en Zapote aseguran que evitará que los capitales golondrina hagan nido en Costa Rica.