Oposición se aleja del Ejecutivo de cara a discusión de proyectos para transformar e incluir nuevos tributos

Por: Alejandro Fernández Sanabria y David Ching Vindas 23 noviembre, 2014
 Más. El presupuesto para el 2015 sería 20% mayor que el del 2014. En la imagen el diputado Mora (der.) lo recibe de Fallas (izq.), ministro de Hacienda.
Más. El presupuesto para el 2015 sería 20% mayor que el del 2014. En la imagen el diputado Mora (der.) lo recibe de Fallas (izq.), ministro de Hacienda.

La larga y airada discusión para que se encogiera el presupuesto pretendido por el Gobierno para el 2015 pudo haber terminado en una victoria a corto plazo, pues los recortes que se impulsaban fracasaron.

Sin embargo, a mediano plazo podría, a su vez, complicar los planes de la administración Solís de concretar una reforma tributaria, que se discutiría en el 2015.

Los diputados empecinados en que el presupuesto se encogiera y los representantes del sector productivo se muestran molestos y temen los efectos nocivos de un déficit fiscal que llega al 6% de la producción nacional.

 Gasto complica nuevos
Gasto complica nuevos

El disgusto se inflamó después de que el plenario legislativo rechazó el dictamen de mayoría de la Comisión de Hacendarios. Este reducía en ¢97.000 millones los gastos directos del Gobierno.

La votación abre el espacio para que el Ejecutivo logre la aprobación de su paquete original de egresos por ¢7,9 billones para el 2015, un monto equivalente al 27% de la producción.

Ottón Solís, diputado defensor de los recortes presupuestarios y ahora derrotado en esa misión, dijo sentirse muy “preocupado porque va a regir un presupuesto que incrementa el gasto en dos veces y media la inflación sin contar el gasto en amortización”.

 Gasto complica nuevos
Gasto complica nuevos

En ese contexto, para Solís será muy difícil convencer para que se aprueben tributos, como lo pretende el Gobierno. “ Yo voy a aprobar el impuesto que envíe el Gobierno, pero va a ser muy difícil convencer a otros diputados”, sostuvo.

infografia

Reforma tributaria

 Gasto complica nuevos
Gasto complica nuevos

A más tardar en enero del 2015, el Gobierno pretende tener en la corriente legislativa, al menos, dos proyectos de ley para aumentar la recaudación de impuestos.

Uno de los proyectos pretendería convertir el impuesto de ventas actual del 13% en un impuesto al valor agregado (IVA), gravando los servicios y aumentando la tarifa a un 15%.

Un segundo proyecto introduciría el sistema de renta global, en lugar del actual modelo de renta cedular, que grava los ingresos según su origen.

El Financiero | Archivo
El Financiero | Archivo

A estos se suman los proyectos de ley antievasión y una iniciativa para reforzar la lucha contra el contrabando.

El objetivo del Gobierno es que este paquete de medidas, junto a acciones administrativas, les permita reducir el déficit primario de 2,8% de la producción a un 0,9%.

Puentes rotos

Desde el Partido Liberación Nacional (PLN) le dan la razón a Solís de que el plan de gasto gubernamental cambia el estado de las negociaciones.

El diputado verdiblanco Rolando González sostiene que las alianzas creadas para que se aprueben impuestos ya dejaron de existir.

“Al fin hay rumbo en este gobierno, es el rumbo del despilfarro con la voluntad de la derecha y la izquierda. Henry Mora (quien preside el Congreso) y los demás partidos se encargaron de dinamitar los puentes que construimos”, advirtió González.

Sin embargo, para Henry Mora, diputado del PAC, no se complica más el panorama de reformas fiscales.

“Los diputados que muestran oposición a nuevos impuestos lo han dicho (su oposición) independientemente de lo sucedido. Obviamente, con lo de ayer (jueves 20 de noviembre), podrían recrudecer su posición, pero ya tenían esa postura muy clara”, opinó.

Sector empresarial molesto

La actitud del sector empresarial ante el rechazo a los recortes presupuestarios también se muestra negativa.

La Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) dijo en un comunicado de prensa que lamentaba la decisión y explícitamente mencionó que creaba un ambiente negativo para la discusión tributaria que se iniciaría en el 2015.

El mensaje de la Uccaep es contundente.

“Esta lamentable decisión crea un muy mal ambiente para discutir una reforma fiscal. En Uccaep esperábamos que las autoridades dieran ejemplo de la austeridad que predican conteniendo el gasto”, dijo Ronald Jiménez, presidente de la organización.