Se han creado herramientas de lucha contra el exceso de requerimiento, pero se usan poco o se desconoce su aplicación

Por: Alejandro Fernández Sanabria y David Ching Vindas 19 enero, 2014

No todo sigue igual en cuanto a tramitomanía o exceso de trámites. Según el ranking Doing Business, del Banco Mundial, en materia de facilidad para hacer negocios, la situación del país ha mejorado. La calificación general de Costa Rica en el 2006 era de 49,7%; para el 2014, 59,96%. Además, hace cuatro años, en campaña se discutía la necesidad de incluir multas en la normativa que lucha contra la regulación innecesaria, y hoy esas multas existen. Sin embargo, nadie sabe si se están aplicando.

Se formalizó y promovió un sistema de “silencios positivos” para acelerar procesos (si quien solicita ciertos permisos a la Administración no recibe respuesta, se asume que se le otorga el permiso), pero los resultados no son satisfactorios: en el propio Ministerio de Economía reportan no tener noticia de casos tramitados.

Cara a cara con los grandes

Simplificación de trámites
Simplificación de trámites

Al compararse con los 34 países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), los contrastes más relevantes se notan en el número de días necesarios para abrir un negocio: Costa Rica registra 24, mientras el promedio en las naciones de la OCDE es de 11,1.

El saldo negativo también es claro en materia de cumplimiento de contratos. El país supera, por mucho, los días necesarios para hacer valer los acuerdos. Además, hacerlo implica un costo mayor y nueve procedimientos más.

Sin embargo, desde el 2011 se amplió el radio de aplicación de un freno a la arbitrariedad de exigir requisitos a los ciudadanos vía decreto. A raíz de esa nueva regulación, el control de las normas emitidas por parte de la Dirección de Mejora Regulatoria y Reglamentación Técnica el Gobierno va más allá del Gobierno Central. Ahora ese órgano también puede objetar los trámites y requerimientos que establecen las instituciones descentralizadas.

Esta herramienta sí se está utilizando. En el 2012 y el 2013 la Dirección de Mejora Regulatoria emitió 10 criterios de control previo de regulaciones de la administración descentralizada. Para el Gobierno Central se emitieron 231 en el mismo plazo.