Por: Agencia AFP 18 agosto
Steve Bannon, de 63 años, dirigió Breitbart hasta su nombramiento en agosto de 2016 como jefe de estrategia por Donald Trump.
Steve Bannon, de 63 años, dirigió Breitbart hasta su nombramiento en agosto de 2016 como jefe de estrategia por Donald Trump.

Washington.- Ya no veremos su cabellera gris en torno a Donald Trump en la Casa Blanca: el "presidente Bannon", como llamaban al influyente consejero de ideas radicales de derecha, finalmente fue alejado del Ala Oeste de la residencia del Poder Ejecutivo.

Desde su nominación en noviembre de 2016, el exdirector del controvertido sitio Breitbart, biblia virtual de la alt-right (derecha alternativa), gravitaba fuertemente en las decisiones tomadas por el ejecutivo estadounidense.

Uno veía (casi) siempre a Bannon en el mismo recinto que Trump, discreto pero omnipresente, o incluso siguiendo al mandatario con aire aparentemente displicente.

Meses antes a la victoria de Trump, Bannon comenzó a imprimir su marca en la campaña, con sus posiciones populistas sobre un orden mundial controlado por élites políticas y financieras, enfrentado a las mayorías.

Una vez ganada la elección, una sorpresa a la que se asoció estrechamente su nombre, su nombramiento como consejero estratégico del presidente provocó críticas de asociaciones anti-racistas y de los demócratas.

Estos recordaron los innumerables artículos incendiarios publicados en Breitbart, rozando el anti-semitismo, alimentando la nostalgia por la bandera confederada o criticando la inmigración y el multiculturalismo.

"La extrema derecha racista y fascista está representada al borde del Salón Oval. Estados Unidos deberá estar muy alerta", había advertido en Twitter John Weaver, cercano al republicano moderado John Kasich.

Steve Bannon, de 63 años, dirigió Breitbart hasta su nombramiento en agosto de 2016 como jefe de estrategia por Trump.

El virulento crítico del establishment político había sido antes banquero de inversiones en Goldman Sachs en los años 1980.

Luego de fundar su propio banco de inversiones, Bannon & Co, comprado en 1998 por la Société Générale, se convirtió después en productor de filmes en Hollywood.

En la década de los 2000, comienza a producir filmes políticos, sobre Ronald Reagan, el Tea Party o Sarah Palin, gobernadora de Alaska.

En esa época conoce a Andrew Breitbart, fundador del sitio epónimo, uniéndose a la guerra del Tea Party contra el establishment político, tanto demócrata como republicano. En 2012, a la muerte de Andrew Breitbart, toma las riendas del sitio, con sede en Washington.

El expresidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, es una de sus víctimas en 2015 y su reemplazante Paul Ryan continuó siendo blanco de reiterados ataques en Breitbart.

Bannon afirma haber crecido en el seno de una familia obrera demócrata pro-Kennedy, pro-sindicatos. Dice que su furibunda crítica al establishment data de cuando se dio cuenta que George W. Bush había hecho de la política "un burdel al igual que (Jimmy) Carter".

Deleitándose con la provocación, había proclamado "el nacimiento de un nuevo orden político y cuanto más se se escandalicen las élites mediáticas, más poderoso será ese nuevo orden político".

En la primera entrevista concedida luego de su llegada a la Casa Blanca, afirmaba: "no soy un supremacista blanco, soy un nacionalista económico".

Sus relaciones con el discreto yerno de Donald Trump, fueron notoriamente malas.

La nominación como consejero presidencial, le valió las felicitaciones de la extrema derecha estadounidense, principalmente del exlíder del Ku Klux Klan, David Duke.

Paradójicamente, su caída se produce luego de la violencia que enlutó a la ciudad de Charlottesville en Virginia, donde el sábado pasado un militante de la derecha radical embistió con su automóvil a manifestantes anti-racistas, matando a una mujer e hiriendo a decenas de ellos.

Etiquetado como: