Futuro mandatario no ha divulgado hasta ahora sus declaraciones de impuestos, lo que reduce el conocimiento sobre el volumen de sus negocios

Por: Agencia AFP 11 enero
Donald Trump brindó este 11 de enero su primera conferencia de prensa. Lo acompañaron sus hijos y también el futuro vicepresidente, Mike Pence.
Donald Trump brindó este 11 de enero su primera conferencia de prensa. Lo acompañaron sus hijos y también el futuro vicepresidente, Mike Pence.

Nueva York. Donald Trump dijo este miércoles 11 de enero que cedió el "control total" de su imperio inmobiliario a sus dos hijos varones, Eric y Donald Jr, y afirmó que eso evitará los conflictos de intereses con su nuevo cargo de presidente de Estados Unidos.

Trump, de 70 años, que será el presidente más rico de la historia de Estados Unidos, ha sido acosado por las denuncias de conflictos de intereses desde que venciera a su rival demócrata, Hillary Clinton, en las elecciones de noviembre último.

El emporio Trump, cuya cadena de hoteles, clubes de golf y torres residenciales de lujo que se extienden por 20 países no cotizan en bolsa, y por tanto no tienen estadísticas públicas.

El presidente electo, quien asumirá funciones el próximo 20 de enero, no ha divulgado hasta ahora sus declaraciones de impuestos, lo que reduce el conocimiento sobre el volumen de sus negocios.

"Mis dos hijos aquí presentes, Don (Donald Jr) y Eric, dirigirán la compañía. La dirigirán de manera muy profesional. No discutirán más conmigo" sobre ella, dijo el presidente electo en una conferencia de prensa en Nueva York.

Trump dijo que había firmado documentos por los que entrega "el control total y completo a mis hijos" de sus empresas, antes de retirarse del estrado donde comparecía ante la prensa y dejar todo en manos de su abogada, quien bosquejó la futura estructura de la Trump Organization.

La abogada, Sheri Dillon, dijo que se diseñó un plan para "aislar totalmente" a Trump de la gestión de sus empresas durante su presidencia, y añadió que "no se harán nuevos negocios, del tipo que fueren, en el exterior" mientras él esté en la Casa Blanca.

Todos los contratos pendientes –más de 30– fueron cancelados, lo que causó a Trump y sus hijos "una pérdida financiera inmediata de millones de dólares", dijo Dillon, socia en Washington de la firma de abogados Morgan, Lewis & Bockius.

El plan también requiere un asesor de ética para revisar y aprobar por escrito cualquier "nuevo contrato, acción o transacción que pudiera suscitar dudas éticas o sobre conflictos de interés", dijo Dillon.

El presidente electo y sus dos hijos, aseguró la abogada, "se han comprometido a garantizar que las actividades de la Trump Organization serán irreprochables y no (...) sacarán partido (del ejercicio) de la presidencia".

Trump renunciará a todos los cargos y funciones que mantiene en su emporio económico, y su hija Ivanka, cuyo marido, Jared Kushner, será el asesor especial del presidente, tampoco estará involucrada en el grupo familiar.

Dillon dijo que Trump no ha resuelto crear un blind trust para evitar cualquier potencial conflicto de interés, que consistiría en transferir todos sus activos a un gestor independiente sin vínculos con él.

Algunos expertos estiman que ceder las riendas de su grupo a sus hijos no es suficiente y recomiendan la venta pura y simple de la Trump Organization.

"El presidente electo no tiene por qué destruir la empresa que construyó", respondió Dillon, quien intentó apagar otro foco de conflicto, esta vez con la Constitución.

La ley fundamental prohíbe a cualquier persona con un cargo electivo percibir "emolumentos" provenientes de países extranjeros, y algunos estiman que Trump podría violar esa norma si funcionarios extranjeros se alojan en alguno de sus hoteles o le pagan un alquiler por un apartamento en una de sus torres de lujo.

"Pagar por una noche de hotel no es un regalo o un favor", aseguró la abogada, quien agregó además que en esos casos Trump entregaría al Tesoro estadounidense los eventuales pagos de esos funcionarios extranjeros.

Trump concluyó su conferencia de prensa con una advertencia a sus hijos.

"Espero volver al cabo de ocho años y decir: 'oh, han hecho un buen trabajo'. Si en cambio, hacen un mal trabajo diré '¡Están despedidos!'", dijo en el estilo característico de su reality televisivo "The Apprentice".

Muy poco después, Donald Jr tuiteó: "Bueno, esto podría resultar interesante, de 4 a 8 años. Sin presión", escribió.