Ayunar protege el cerebro contra el alzhéimer

Retarda envejecimiento cerebral

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Sin llegar al extremo de pasar hambre, los científicos intentarán probar que hacer ayuno en forma periódica ayuda a retardar el envejecimiento cerebral y a mantener la mente activa, por lo tanto, combatiría el alzhéimer.

Una disminución potente de la cantidad de alimentos que se ingieren ha demostrado tener un cierto efecto estresante en el cuerpo y su funcionamiento.

“Tenemos antecedentes de que esta situación activa ciertos mecanismos que ayudan a las células a manejar las sustancias tóxicas que se producen en el organismo”, dice el doctor Mark Mattson, neurocientífico del Instituto Nacional del Envejecimiento de Estados Unidos.

Entre las sustancias que el ayuno elimina se cuenta la proteína beta-amiloide, cuya acumulación facilita la aparición del alzhéimer.

Reto al hambre

Con el fin de probar esta hipótesis, se han reclutado 20 mujeres de entre 55 y 70 años que participarán en un estudio piloto.

Ellas tienen un alto riesgo de desarrollar alzhéimer porque son obesas o tienen resistencia a la insulina.

Durante ocho semanas, las voluntarias comerán durante cinco días lo que consumen habitualmente y los otros dos días recibirán solo 600 calorías diarias.

En ese tiempo los especialistas tomarán exámenes con el fin de evaluar la protección del cerebro que se logra.

Aunque podría parecer riesgoso, la nutricionista Priscilla Araya resalta los beneficios del ayuno, en la página de Internet www.nutridep.net.

“El ayuno limpia el cuerpo y lo mantiene sano eliminando todo aquello acumulado, producto de una alimentación y estilo de vida inadecuados (consumo de carne, café, tabaco, alcohol). Las reacciones fisiológicas que provoca el ayuno son completamente normales. El organismo moviliza sus propias reservas de calorías para conseguir la energía que necesita. No supone entrar en un estado de debilitamiento o desnutrición, pues esta situación solo se produce cuando no se dispone de reservas”, comenta Araya.

Sostenbilidad y financiamiento