Columna Puro Vino y más: Un vistazo al licor de naranja


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

El licor de naranja es muy popular no solo por su amplia utilización en el mundo de la coctelería, sino también por sus usos en la gastronomía y la pastelería.

Dentro de los conocidos genéricamente con el nombre de triple sec, existen diferentes versiones, unas más sofisticadas que otras.

El término habría sido inventado por Edouard Cointreau en 1875, quien asombrado por la mala calidad de los licores de naranja de la época, desarrolla la receta original del triple sec, utilizando alcohol neutro como base y exclusivamente las cáscaras de naranja dulces y amargas para aromatizarlo, lo que le daba elegancia y un balance perfecto de sabor.

El nombre se debe a que la concentración de aceites esenciales era el triple comparado con los otros licores de naranja y porque su contenido de azúcar era menor que otros productos similares.

Imposibilitado de registrar el nombre Triple Sec, decide utilizar su apellido para diferenciarlo de los otros y así nace el famoso Cointreau. Producido en Angers en Francia, su receta se mantiene fiel a la original y es el secreto mejor guardado de los dueños de la marca.

Otro famoso es el Grand Marnier. Se diferencia del anterior, porque utiliza una delicada mezcla de coñacs finos, mezclados con esencia destilada de naranjas tropicales naturales y luego es envejecido lentamente en barricas de roble antes de ser embotellado, siguiendo también una receta secreta que se ha mantenido desde sus orígenes en 1880, siendo de un estilo diferente pero licor de naranja al fin.

La categoría de los llamados Curaçao, también se elaboran por la maceración en alcohol de cáscaras de naranja de una variedad originaria de la isla de Curaçao, en el Caribe, diferenciándose de los anteriores en la utilización de otras especies también como agentes aromáticos. Existen versiones que utilizan colorantes para darles atractivos colores azules o naranja, muy populares en la coctelería. .

Disfrútelo en una deliciosa salsa, flambeándolo en una clásica crêpe Suzette, como integrante de tradicionales cocteles como el Margarita o el Cosmopolitan; solo, en las rocas como aperitivo o para terminar dulce y refrescantemente una cena. Las opciones son muchas.

Sostenbilidad y financiamiento