Escargot otorga cuatro caracoles y medio a El Terruño

Restaurante argentino con actitud

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Temimos que fuera otro restaurante argentino más, pero hubo suerte. Llegamos justo cuando El Terruño y su bar, Actitud Buenos Aires (de ambiente más informal y distendido), pasan un proceso de transformación que varió por completo su menú y, más importante aún, cambió la filosofía con la que opera, bajo la batuta del renombrado chef argentino Sebastián La Rocca, director culinario de Enjoy Group, empresa dueña del establecimiento.

Él afirma que la nueva carta aspira a ofrecer un viaje por el mapa gastronómico argentino, que es mucho más que exquisitas carnes (aunque El Terruño las tiene estupendas). Con amplia trayectoria en restaurantes de prestigio, como el Barbecoa, en Londres, La Rocca trabajó varios años con su dueño, el chef británico Jamie Oliver.

En la segunda visita nos acompañó el Msc. Horacio Solano, Gerente de Mercadeo Costa Rica–Panamá de Eurociencia Costa Rica S.A. (

Entradas

Chorizo de cancha (es decir, del que es invitado perenne en los estadios argentinos) con su pareja perfecta, un chimichurri de yerbas frescas. Excelente calidad.

Morcilla con polenta quemada. Vinagreta de tomate y tomillo. Original la presentación de la primera visita. La morcilla -exquisita, untuosa y liviana- colocada en forma circular, sentada sobre una rica polenta; el aroma a tomillo también la diferencia de sus pares.

Provoleta a la parrilla. Otro acierto. Crocante, con el orégano justo, coronada con abundante jamón crudo y rúcula.

Empanaditas salteñas. Rellenas de carne cortada a cuchillo, como corresponde, con tomate y perejil picados por encima. Crujientes y sabrosas.

Platos fuertes

Malhechos de espinaca. Su nombre viene del italiano “malfatti” y son una especie de gnocchi de espinaca, con mucho queso. Sabrosísimos, con una potente crema de queso azul.

Entraña. Con vegetales grillados y papa asada. Término correcto, gustosa y suave.

Pastel de papa como lo hacía mi abuela. Relleno: carne molida, aceitunas, pasas, huevo duro y cebolla de verdeo. En sartén de hierro, excelente versión que muestra la influencia inglesa (del cottage pie ) sobre la gastronomía argentina.

Tira de asado, con morrón y papa asados. El corte es short rib , tira de costilla de res, que va en ascenso entre los conocedores. Sabor excelente, emplatado con donaire y las guarniciones de premio.

Postres

Panqueque al hierro. Relleno de dulce de leche, con helado de vainilla y duraznos pasados por chapa de hierro. Una delicia.

Sopa fría de ciruela. Con sorbete casero de manzanas verdes. Original y refrescante.

Frutillas con crema y merengue. Abundantes fresas, muy frescas. Agradable el contraste entre el crocante y el aterciopelado de los otros elementos.

Mousse de chocolate y naranja. Con salsa de chocolate y chocolate blanco rallado. Bien lograda la persistencia del aroma y gusto cítricos en un postre que es un lujo.

Delikatessen

“Food art”: la comida convertida en arte, causa furor en redes sociales.

–Ida Skivenes, noruega, bajo el seudónimo de Idafrosk realiza sus obras con unos pocos elementos comestibles.

–Publicó un libro, apareció en Vogue, y su cuenta de Instagram tiene 200.000 seguidores y un promedio de 10.000 me gusta para cualquiera de sus creaciones.

Restaurante El Terruño

Calificación Final:

Cuatro caracoles y medio.

Dirección: Plaza Itzkatzú, local 122

Teléfono:4001-5418

El otro menú: "La vida pone gradas y da fuerza para subirlas"

Su apariencia y cédula de identidad testimonian su juventud, pero su hoja de vida presenta una notable carrera laboral. El Msc. en Administración de Negocios con énfasis en Dirección Empresarial, Horacio Solano Cruz, tiene 12 años de éxito, sobre todo en empresas relacionadas con comercialización de implementos médicos.Su vocación fue clara desde niño. Ama lo que hace, disfruta los viajes laborales y tiene metas muy claras por alcanzar.

Hemos invitado a almorzar a Horacio Solano Cruz, máster en Administración de Negocios con énfasis en Dirección Empresarial y nuestra conversación comienza con la pregunta de si fue esa su primera vocación, o qué fue lo que lo llevó a los negocios. Su respuesta surge bien pensada:

"Desde pequeño siempre tuve habilidades para ser metódico y seguir procesos y desde la escuela mostré habilidad para vender diferentes artículos a los compañeros. Me decidí por la administración, por la facilidad que tengo con el orden, los números, las relaciones públicas, las ganas de resolver situaciones el día a día y llevar al éxito una situación o negocio. Por arraigo familiar se pensaría que iba a estudiar medicina [su padre es médico]. Tuve la oportunidad de decidir qué estudiar, pero algo muy adentro me indicaba que lo mío eran los negocios y ahora combiné las dos carreras de cierta manera (medicina y administración) en una misma profesión. Comencé en puestos bajos, realizando todo tipo de funciones, aprendiendo de cada proceso administrativo, financiero, relaciones públicas y demás. Desde lo más básico en la primera empresa que me dio la oportunidad de realizar mi práctica profesional y de tener mis primeros contactos de ventas e ir conociendo el mercado, hasta llegar a la actual Gerencia de Mercadeo".

Sabemos que su trabajo lo ha llevado a relacionarse con el mercado centroamericano, de manera que le preguntamos si detecta alguna diferencia importante entre los consumidores nuestros y los de otros países del istmo. No lo piensa mucho antes de responder enfáticamente:

–En realidad las necesidades de consumo son las mismas y las enfermedades son iguales. La desigualdad radica entre la capacidad adquisitiva de cada país y el sistema de seguridad social con el que cuentan. Muchos países hermanos quisieran poder tener el mismo nivel de tecnología con el que hoy contamos nosotros. Pero otros países no utilizan de la misma manera los recursos del Estado y no tienen el desarrollo que nosotros llevamos en ese aspecto. Nuestro país es sumamente privilegiado al tener a la C.C.S.S., aún con todos sus problemas internos, ya que gozamos de tecnología médica de punta en sus hospitales. También es importante recalcar que ya hay países centroamericanos que desean mejorar sus niveles de salud y están empezando un proceso de renovar sus infraestructuras hospitalarias y tecnológicas".

A veces la vida nos pone en un camino al que no sabemos cómo llegamos. ¿Sería el azar o alguna otra razón lo que llevó a nuestro invitado a trabajar con empresas de carácter científico?

"En mi época de colegio, pasé los cinco años por un proceso de aprendizaje del método científico. Siempre, como joven profesional que soy, me he inclinado por la tecnología de punta en todos los aspectos de mi vida. Luego, todo comenzó cuando realicé la práctica profesional de la universidad en una empresa médica. A partir de ahí y por los jefes que tuve, que me motivaron en el negocio, empecé a enamorarme de esta profesión, que envuelve todo lo administrativo, procesos de negociación, relaciones públicas y otros. El tema médico siempre me apasionó, más aún por el arraigo familiar, pero la sensación de ser una persona de buenos negocios me llamó más. No fue el azar, sino una oportunidad que se me presentó y que supe aprovechar para convertirme en un profesional administrativo en el negocio médico".

Su hoja de vida muestra una carrera ascendente, así que deseamos saber cuál ha sido el mayor reto que ha tenido hasta ahora.

"Como en todo, siempre hay gradas en la vida, solo que hay que saber tener paciencia y analizar cómo seguir subiéndolas. El mayor reto...cumplir con los presupuestos de ventas, tener paciencia para desarrollar proyectos y lograr los objetivos esperados. También tuve que esperar un buen tiempo para llegar a la posición de hoy y ser un representante más de una empresa grande como en la que trabajo ahora".

A su edad, debe haber algún sueño aún sin realizar...Cuando nos lo señala, nos deja realmente sorprendidos por su convicción y transparencia.

"Mi sueño es llegar dentro de algunos años a ser el Presidente Ejecutivo de la CCSS. Me gusta la política, me encanta trabajar para los demás, y ¿qué más orgullo que poder llegar con ideas frescas, nuevas estrategias y cuando sea el momento, llevarle ese conocimiento a los gobiernos venideros para poder sacar adelante tan importante institución para el país? Creo que no es un sueño, es una etapa que no ha llegado aún, pero estoy profesionalizándome para llegar a ella en un futuro venidero".

A menudo montado en un avión, puede ser que ame o que odie viajar. Se lo planteamos.

"En realidad, son muchas las cosas que me encantan de viajar. Primero los aviones (quiero algún día sacar mi licencia de piloto). Luego me encanta conocer las diferentes y hermosas culturas del mundo y visitar lugares que uno ni se imagina que existen hasta no verlos. Me hace sentir mejor el hacer grandes y buenos amigos en todos los lugares que visito. Compartir y conocer más de sus costumbres y algo muy importante para mí es probar y aprender a disfrutar de su gastronomía. Una vez me enseñaron que para conocer el verdadero sabor de la cocina de un pueblo, hay que ir a comer a sus mercados, actividad que he realizado desde entonces en toda ciudad y lo he disfrutado al máximo. También esto se lo debo a una linda y renombrada familia de este país, a la cual estimo mucho, ya que por diferentes circunstancias de la vida me enseñaron el amor por el arte de comer bien, el tener la curiosidad de probar, disfrutar y, por supuesto, cocinar lo aprendido. A partir de ahí, he vivido experiencias y sabores exquisitos en gastronomía que he probado alrededor del mundo".

Es hora de terminar nuestra charla. A lo largo de los años, alguna historia inusual debería haber. Y la hay:

"Más que una linda anécdota, es una situación que se repite muchas veces y la verdad me llena de orgullo. Me llamo igual que mi padre y él ya es un médico "senior" de este país; me pasa muchas veces que por mi profesión, a veces tengo que llamar por teléfono a algún hospital o cliente de la empresa y cuando me presento, me dicen: "¡Hola, Dr. Solano!". Es cuando me toca explicarles que soy el hijo del Dr. Solano; y ahí comienza el cuento de por qué no estudié medicina ..."[Ríe]. Y agrega con satisfacción: "Pero también gracias a eso he sido atendido en cuestiones laborales por muchas personas con inmediato cariño y aprecio, el mismo que le tienen a mi familia y a mi padre".

Sostenbilidad y financiamiento