Empresarios de Perú vinieron a coquetear

Turismo, gastronomía, moda y textiles fueron parte de los temas en Expo Perú

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Perú es famoso en todo el mundo por su gastronomía y sus atractivos turísticos, sin embargo, esta semana la tierra del anticucho, el tiradito y la causa mostró sus otros atributos y atractivos como plato principal. En Expo Perú, el sector comercial de ese país andino vino a coquetear con inversionistas y empresarios ticos.

La visita corresponde a la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio entre los dos países, en junio pasado, y ofrece bienes y servicios premium para el público costarricense, a la vez que examina áreas de interés para el mercado peruano, por ejemplo, adquisición de tecnología, equipo médico y experiencia en conservación ambiental.

De acuerdo con el viceministro de comercio exterior de Perú, Carlos Posada, Costa Rica y su país están apuntando a lo mismo y “tenemos una complementariedad importante en varios campos, como la agroexportación, porque nuestros principales cultivos se dan en tiempos distintos a los costarricenses”.

La propuesta peruana incluye, entre otros, alimentos, materiales y acabados de construcción, franquicias de marcas y locales y algodón de alta calidad, que según el viceministro, es comparable con la seda natural.

Esta fortaleza en textiles ha despertado otro segmento productivo peruano: la moda y el diseño, dos pilares de la oferta peruana al país, que tuvieron su lugar con un desfile de pasarela.

Asunto de moda

Las diseñadoras encargadas de representar la creatividad y tendencias peruanas en el mundo de la moda fueron Alessandra Petersen y Alexandra Neyra.

Petersen se especializa en materiales orgánicos como la seda, el algodón pima o el baby alpaca, y por la recuperación de técnicas ancestrales como el macramé.

“Traje una colección entera, diferentes técnicas textiles, seda, algodón peruano, gasa. Todas son prendas únicas. Presentamos tejidos precolombinos peruanos, y tengo mucho interés en conocer técnicas textiles de centroamérica”, dijo Petersen.

La diseñadora pasó diez años fuera de Perú, viviendo en varios países nórdicos y aprendiendo diferentes técnicas en punto, razón por la cual hay una importante de influencia escandinava en sus creaciones y formas.

Hace seis años que empezó a trabajar en diseño de tejido, paralelamente a sus colecciones, dando este servicio a distintas marcas de Nueva York .

“Me encantaría abrir mercados, me gustaría vender mi colección en Costa Rica, es un sitio fresco, con mucha naturalidad y gente con anhelo de moda, muy abierta e interesada en adquirir nuevas propuestas. Mi marca tiene dos partes: una línea Alessandra Petersen, en la que, yo como diseñadora, presento una colección, y otra al servicio de diferentes marcas, colecciones para distintos diseñadores. Cualquiera de las dos se puede establecer como modelo de negocios en Costa Rica”, aseguró.

Su colega Alexandra Neyra trabaja diseños personalizados en gasa, estampados y flores. “Ya tengo 10 años haciendo diseño, siempre en alta costura, con desfiles en Europa y América, pero hace como un año comencé con la marca Little Black Dress, que es el clásico vestido de coctel, reinterpretándolo como pieza de diseño, más versátil. Hoy la mujer lo que más quiere es tenerlo todo, entonces trabajamos el concepto del vestido negro y también hacemos algunos en colores de temporada, para darle onda”, explica.

En sus colecciones tradicionales, muestra vestidos y trajes de fiesta que destacan por su colorido y diseño.

Al igual que Petersen, todas sus creaciones se confeccionan a partir de fibras naturales, con preponderancia del algodón peruano. “Por lo que he visto, en Costa Rica hay mucha moda y mucha variedad: queremos darles otra propuesta, con alta calidad y mucho diseño. Estamos negociando con diferentes empresas para que las piezas estén en tiendas, y varias personas también quieren la representación de la marca, eso vamos a negociar”, asegura.

Así que no se sorprenda si el mercado local adquiere un gustito a ceviche del sur.

Sostenbilidad y financiamiento