Columna Puro Vino y más: Calorías de las bebidas


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Las bebidas, según su grado alcohólico, contenido de azúcar y tamaño, pueden aportar un número significativo de calorías.

En el caso de los destilados, ya sea vodka, ron, whisky o gin , la medida estándar de 1,5 onzas tiene entre 96 y 107 calorías. En un coctel, donde se mezclan con jugos de frutas o gaseosas, cada ingrediente aporta al valor final. En términos relativos, el bloody Mary es bajo en calorías con solo 123 por cada uno. Un martini contribuye con 160, mientras que una margarita sube a 200. El popular mojito suma 217, la Piña Colada 230, el Mai Tai puede llegar a 309, mientras que el sensual Sex on the beach rompe cualquier dieta con sus 322 calorías.

En los vinos, los más amigables con la figura son los blancos ligeros de 8 a 10 grados de alcohol, aportando solo entre 95 y 139 calorías por cada copa de seis onzas. Las versiones brut de los espumosos, también son de bajo aporte, con 125 a 160. La gran mayoría de los vinos, blancos, rosados o tintos, tienen 12,5 a 13,5 de alcohol y suelen moverse entre las 175 y las 187 calorías por copa, mientras que los de contenido alcohólico más alto, típicamente provenientes del Nuevo Mundo, pueden alcanzar 187 a 219 calorías con sus 14 a 15,5 grados de alcohol. Los vinos de postre, además de un alto contenido alcohólico, típicamente entre 16 a 20 grados, tienen un elevado nivel de azúcar, pudiendo alcanzar fácilmente 220 a 320 calorías por copa. Esto sin contar las que nos aporta el postre.

En cervezas, las más ligeras, con tres o cuatro grados de alcohol, tienen entre 95 a 139 calorías por botella de 12 onzas. Las lager , típicamente de cuatro a cinco grados de alcohol, suben entre 140 a 191; Las ale , de entre cinco a 6,4 grados, tienen de 163 a 228 calorías; las belgas, con 6,5 a 9,5 grados de alcohol, pueden alcanzar entre 201 y 303 calorías, y cada cerveza que contiene de nueve a 12 grados de alcohol, puede aportar entre 260 a 360 calorías.

Debemos vigilar las calorías que aportan las bebidas, ya que estas pueden ser las silenciosas responsables de esa rebelde llantita que no nos deja en paz.

Sostenbilidad y financiamiento