Columna Puro Vino y más: Vino para fin de año


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Una consulta frecuente en esta época del año es con qué vinos acompañar los tradicionales sabores de diciembre.

Empecemos por los tamales, los cuales son protagonistas desde que diciembre recién comienza a asomarse. Las familias se organizan para la respectiva tamaleada haciendo honor a una muy linda tradición familiar. El compañero por excelencia es el café, sin embargo, un vino tinto más bien ligero, algo frutal y con una rica acidez puede sorprender. Mis recomendaciones serían algún clásico italiano como el Chianti o el Barbera d’Alba, el francés Beaujolais o cualquier Pinot Noir jovencito.

Si pensamos en la cena, las opciones son más variadas. La pierna de cerdo o un sabroso pavo relleno, el puré de camote y las variadas salsas dulces o de frutas como manzana o piña, ciruelas, higos o cranberry , no pueden faltar. Los que prefieren el vino blanco deberían quedarse con las salsas de frutas claras y escoger vinos que ofrezcan buena acidez, frutosidad e incluso algo de dulzor en boca, pero con buen cuerpo. Mis sugerencias serían los clásicos sabores de manzana, albaricoque y miel de un buen Riesling, las aromáticas especias del Gewürztraminer o la marcada frutosidad tropical de un Chardonnay con ligeras notas de roble. Las salsas oscuras o el tradicional gravy no dulce, abren el paso a las clásicas cepas tintas. Nuevamente el Pinot Noir aparece como opción, pero, en este caso, debemos buscar los de mayor cuerpo y con crianza en roble. También son recomendables los marcados aromas de queque de Navidad y la sedosidad de taninos del Malbec, la frutosidad del Zinfandel y las características especias del Syrah o Shiraz.

Por último, no podría dejar por fuera a mi querido queque de Navidad. Para mí, no hay nada más placentero que disfrutar un especiado, licoroso y dulce trozo de este clásico, con la sedosidad y elegancia de un buen oporto. De preferencia un tawny más viejito, de esos que promedian de 10 a 20 años de maduración en roble. En dos palabras, simplemente espectacular.

Sostenbilidad y financiamiento