Columna Puro Vino y más: ¿Cómo se toma un whisky?


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Mi padre era un gran tomador de whisky . Conocía diferentes marcas y estilos y las reconocía sin mayor inconveniente. Para él, la forma de servirlo era una sola: en un vaso corto y ancho, a temperatura ambiente, con un par de cubos de hielo. Por mucho tiempo, seguí su indicación sin saber la variedad de aromas que estaba dejando de percibir por hacerlo de esta forma.

Resulta que un mismo tipo de whisky , servido de manera diferente, va a mostrarnos una cara distinta en términos de su perfil aromático.

De la manera en que le gustaba a mi papá, el whisky muestra sus notas aromáticas más superficiales, esto es, su lado fresco, floral y frutal. Se perciben aromas cítricos, notas de manzanas, aromas herbáceos de zacate de limón y tomate verde.

Para extraer las notas más profundas, agregarle solo un chorrito de agua permite romper la estructura, despertar al whisky y liberar características como cuero, madera, nueces, chocolate amargo, tabaco y humo de los buenos ejemplares. Para una experiencia aún más reveladora, les recomiendo enfriarse la boca con agua muy, muy fría y luego probar el whisky solo. El contraste que se produce es tan grande que permite descubrir una dulzura de aromas representada en recuerdos de pasas, caramelo, praliné, mazapán y oporto, entre otros.

Por supuesto que la forma correcta de servir una bebida es aquella que más le guste a uno, pero, a modo de recomendación, para disfrutar todos los aspectos de un buen whisky añejado, no solo su complejidad de aromas, sino también su sedosidad y textura, la recomendación de servicio es clara: No le agregue ni agua ni hielo, tómeselo solo. Si le resulta muy fuerte, unas cuantas gotas de agua neutra, ojalá sin gas ni muchas sales, no le hacen daño. Si todavía le parece muy intenso, puede recurrir a un cubo de hielo. Por último, no desprecie las habilidades cocteleras que puede tener esta bebida. Las versiones más jóvenes están pensadas para combinarlas y disfrutarlas en fiestas y bares, como cualquier otro tipo de destilado.

Sostenbilidad y financiamiento