Una serie en línea atrapa a los lectores

  • Imágenes

Sí, se puede hacer televisión "a la medida". La prueba es la serie de Netflix House of Cards , protagonizada por Kevin Spacey y favorita de los seguidores de EF en Facebook.

Ese fue el resultado de un sondeo hecho entre el 6 y el 10 de mayo, en el que se planteo a los seguidores la siguiente pregunta: ¿Cuál es su serie de televisión favorita, con temáticas de negocios, finanzas o política? Proponga los títulos en un comentario o de "Me gusta" a los que van apareciendo. Además comente por qué prefiere esa serie.

En total, los seguidores de EF propusieron 35 programas, que mezclaron series con producciones de realidad, comedias e incluso dramas de ciencia ficción alejados de los temas propuestos, pero con todo tipo de argumentos y análisis de contenido para justificar su nominación.

Desde los primeros minutos de votación, House of Cards figuró entre las más mencionadas, al principio muy cerca de Mad Men y The Newsroom (empatadas en segundo lugar y transmitidas para Latinoamérica por HBO) y el reality de la cadena Fox Undercover Boss (que ocupó el tercer lugar en el sondeo).

A la hora que quiera

Para el crítico de televisión Óscar Cruz, parte del secreto del éxito en House of Cards es responsabilidad del protagonista. "Hay que tomar en cuenta la trayectoria que tiene Kevin Spacey. Costa Rica está influenciada por la industria cultural de Estados Unidos, y él es una figura que cala hondo, la gente lo reconoce, sabe la calidad de actor que es", explica.

Y la elección de Spacey se debe a este efecto que tiene en el público, porque Netflix tiene toda la información sobre las preferencias de sus usuarios.

De acuerdo con la revista digital Salon ( www.salon.com ), cada acto de un consumidor de Netflix, como el momento en que puso en pausa un programa, queda registrado en su sistema de recolección de datos.

"Cada día, Netflix, por mucho el mayor proveedor de programación comercial de streaming de video en los Estados Unidos, registra cientos de millones de este tipo de eventos. Como consecuencia de ello, la empresa sabe más sobre nuestros hábitos de ver (televisión) de lo que muchos de nosotros nos damos cuenta. Netflix no solo sabe qué estamos viendo, sino cuándo, dónde y con qué tipo de dispositivo. Se mantiene un registro de cada vez que detenemos la acción, o elegimos rebobinar o avanzar rápidamente, y cómo muchos de nosotros abandonamos un programa después de verlo durante solo unos minutos", explicaba la revista en una publicación de febrero de este año.

Es así como sabe que a sus clientes les encantan Kevin Spacey y el director David Fincher. Por eso salió a contratarlos, gastó $100 millones en la producción de 13 capítulos, que estuvieron disponibles en línea de una sola vez.

Cruz ve en esa disponibilidad la principal ventaja de Netflix. "Mi experiencia de usuario es esa: no tener restricción. Al usuario se le presenta como un atractivo, ya que podría verla completa en dos días, sin necesidad de dilatar la experiencia, como correspondería en el estándar normal de la televisión", comenta.

¿Pero por qué producir contenido cuando su negocio es la distribución? Para el crítico, esta iniciativa es "básicamente para diferenciarse de otros competidores, distribuidores o plataformas. El problema es el contenido: licenciar los productos de los grandes estudios ya no es difícil, entonces los proveedores ofrecen casi lo mismo. Crear contenido de muy alto nivel es necesario. Veo muy factible que mucha gente no cambie de proveedor porque viene segunda temporada de House of Cards " , dice.

Espía en el mundo político

Aunque las noticias de actualidad demuestran que la política real supera cualquier argumento de ficción, el tratamiento del mundillo político es otra de las fortalezas de la serie.

"El morbo forma parte esencial de la propuesta, qué es lo que pasa en el gobierno, en el congreso, cómo se mueve, cómo salen las noticias a la luz. Aunque es una mirada de ficción, no se aleja tanto de lo que plausiblemente podría pasar. Le están enseñando a la gente cosas a las que no tiene acceso, pero que no es difícil imaginar que sí sucedan así. Además, en Costa Rica no hay ninguna serie de televisión que aborde ese tipo de temática interna: es un tema de industria cultural, estamos expuestos a lo que hace Estados Unidos", opina Cruz.

Al final, el señor Underwood (personaje que interpreta Spacey) es un individuo de moral cuestionable, pero sus aventuras cautivan a los televidentes.

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
Reportajes