Tome más agua para combatir el dolor

Hidratación aumenta el bienestar en cabeza, estómago y músculos

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

¿Sufre dolor de cabeza crónicos sin causa aparente? ¿Todos los días está con dolores musculares y contracturas? ¿Tiene una digestión complicada y molesta? Aunque parezca poco creíble, su problema puede ser la deshidratación y se puede corregir con una medida sencilla: tomar agua.

“El problema con la deshidratación es que los primeros síntomas son dolores de cabeza, fatiga que va a las extremidades, pesadez corporal, irritabilidad, calambres y cosas similares, que se pueden relacionar con padecimientos o atribuir a las condiciones de vida”, asegura la nutricionista Carol Palacios.

La razón es sencilla: el agua es uno de los principales transmisores de electrolitos, encargados de mantener el equilibrio en la hidratación, la función renal, la adecuada diuresis (eliminación de desechos orgánicos en la orina) y el balance muscular. Sin ella, todo lo demás falla.

La especialista de Consultas Nutrición, Melania Cevo, agrega que “el agua es determinante en procesos metabólicos, principalmente actúa como solvente en la digestión y como regulador de la temperatura corporal. Es necesaria en procesos biológicos, protege la espina dorsal y lubrica las articulaciones”.

Tome el control

Aunque sus malestares sean producto de la deshidratación, eso no significa que sienta sed, ya que “esa sensación se presenta cuando ya hay de 5% a 10% de deshidratación y nunca debería ser indicador de la necesidad de tomar agua”, subraya Palacios.

La primera medida para eliminar los dolores es, por supuesto, tomar al menos dos litros de agua al día. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, una persona adulta requiere una dieta de 2.000 calorías al día, y debe consumir un mililitro de agua por cada caloría. Este indicador se mantiene incluso para quienes practican ejercicio ligero, pero no para deportistas o atletas de alto rendimiento, pues su consumo debe ser mucho mayor, pues debe incluir el peso perdido por el ejercicio y durante las competencias.

Eso sí, tomar agua no es la única medida: Cevo recomienda evitar las bebidas diuréticas como café, té negro y bebidas alcohólicas, ya que estas contribuyen al proceso de deshidratación.

Quienes no disfrutan las bebidas sin sabor, pueden recurrir a trucos como agregarle hojas de menta, hierbabuena y rebanadas de limón o naranja, pero sin azúcar, para que no aumente sus calorías con cada trago.

Con estas medidas puede experimentar el cambio que vivió Randall Murillo, director de la Cámara Costarricense de la Construcción, quien pasó de casi no tomar agua a convertirla en una necesidad. “

Ármese con una botella fácil de cargar y siga las recomendaciones . Podría recibir mucho más beneficios de los que espera.

Datos útiles

La mayoría del aporte de agua al organismo proviene de los líquidos que tomamos y en menor medida de alimentos como frutas y hortalizas, aunque incluso las nueces aportan.

Con una pérdida del 20% del agua corporal, una persona fallece. El agua es el segundo elemento en importancia para la vida, después del oxígeno.

Constituye el 60% del peso en los hombres y el 55% en las mujeres. En los niños llega al 80%.

Cada persona tiene un requerimiento hídrico específico. Consulte el suyo con un profesional en nutrición.

Fuente Consultas Nutrición.

Sostenbilidad y financiamiento