Un botiquín natural para su viaje

Anímese a incluir suplementos a su dieta


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Viajar es sinónimo de placer para algunos, sin embargo, un porcentaje de viajeros frecuentes experimentan cambios y molestias que pueden convertir en pesadilla el mínimo desplazamiento; con mayor razón si se trata de un viaje de negocios.

Indigestión, infecciones virales y bacterianas de tipo respiratorio y digestivo –como la gripe y la diarrea–, inflamación de piernas o várices y trastornos en los ciclos del sueño son los principales “males” reincidentes entre ejecutivos que viajan constantemente.

Para evitar que esos síntomas se apoderen de sus objetivos laborales, es necesario que preste atención a su alimentación.

Antes de viajar consuma alimentos que aumenten las defensas del organismo, entre ellos frutas y vegetales –por sus aportes de vitaminas y antioxidantes–, asegura Adriana Alvarado, nutricionista de Nutrición Clínica.

Incluya alimentos fuentes de Omega 3 como pescados azules, nueces, linaza y aceite de soya y canola, pues aumentan las defensas del organismo y tienen un poder antiinflamatorio.

“El yogur con probióticos puede ayudarle además a aumentar el sistema inmune, proteger contra infecciones intestinales, diarreas y evitar el estreñimiento”, detalla Alvarado.

El consumo de suplementos nutricionales también es una opción para asegurar el 100% del requerimiento de vitaminas y minerales que se necesitan por día para que el metabolismo funcione adecuadamente.

El suplemento aumenta las defensas y disminuye el riesgo de enfermedad.

También ayudan a prevenir trastornos o estabilizar las funciones corporales, por tratarse de productos “suaves” en su acción, cuyos ingredientes actúan sinérgicamente y casi nunca producen eventos adversos, de acuerdo con Alicia Marín, asesora médica de la marca GNC.

Marín destaca sus propiedades antioxidantes, contribución al balance hormonal y neurológico, mejoramiento de la reserva de nutrientes, aumento de la energía y sensación de bienestar, entre otros.

Antes de viajar

-Lleve a mano meriendas saludables como galletas integrales, frutas deshidratadas, biscochos de maíz horneados, frutas frescas, etc.

-Siga los horarios regulares de comida. No se salte las comidas.

-Hidrátese bien durante el viaje y antes de montarse al avión.

-No consuma exceso de cafeína (es un diurético y deshidrata).

-Opte por comidas saludables como sándwiches en pan integral, ensaladas con aderezo liviano, carnes a la plancha, sushi , sopas a base de caldo, que sean bajos en grasa y sodio.

-Descanse durante el viaje.

-Levántese a caminar y hacer estiramientos si el viaje es muy largo.

-Evite comidas altas en grasas o muy condimentadas que puedan alterar la digestión y producir malestar.

Fuente Adriana Alvarado, nutricionista de Nutrición Clínica.

Sostenbilidad y financiamiento