Puro Vino y más: Mis cocteles favoritos


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Semana tras semana hemos hecho un largo recorrido por variados vinos y destilados que existen en el mundo. Unos más populares que otros, pero muchos con el potencial de participar en los atractivos cocteles que la barra de un bar nos ofrece. Hoy, me pareció entretenido darles las recetas de algunos de mis favoritos.

En este ambiente futbolero, la caipirinha de origen brasileño debe ser titular en la lista. Para prepararla ponga 1 limón cortado en gajos con 2 cucharadas de azúcar moreno en un mezclador y macháquelo bien, luego agregue 2 oz de cachaça, el jugo de 1/2 limón, goma (jarabe de azúcar) a gusto y 8 cubos de hielo. Batir bien y servir en un vaso decorado con un gajito de limón.

Otro muy apropiado para los calores de medio día es el refrescante y cubano mojito. En este se deben machacar juntos 1 cucharada de azúcar con bastantes hojitas de hierbabuena y ½ limón cortado en 3 gajos, hasta que se libere el aroma de la hierbabuena. Luego se le agregan 2 oz de ron blanco, 1.5 oz de Sweet & Sour mix y 8 cubos de hielo. Se debe batir muy bien y colarlo sobre un vaso con mucho hielo picado. Se completa con club soda y se decora con hojitas nuevas de hierbabuena y rodajas de limón.

A pesar de que no soy mucho de vinos espumosos, un coctel que me parece muy fácil de preparar y con un aire de sofisticación es el seductor kir royal de origen francés. Solo basta con poner 1 oz de crema de Cassis en una copa flauta y luego completarla con un champaña o vino espumoso muy frío, idealmente de tipo brut. Para decorarlo pueden agregarle una cereza, frambuesa o mora que le darán un toque muy atractivo.

Por último, el dulzor de un apple martini me parece perfecto para una noche entre amigas. Prepárelo poniendo 1.5 oz de vodka manzana, 1 oz de licor de manzana y un toquecito de Midori o licor de melón en el mezclador y agréguele 1 oz de jugo de manzana y otra de jugo de piña junto con 8 a 10 cubitos de hielo. Revuélvalo unas 12 veces, cuélelo a una tradicional copa de Martini bien fría y decórelo con algo de manzana. Sencillamente, encantador.

 

Sostenbilidad y financiamiento