Aplique una buena estrategia a la hora de comer

Males de ejecutivos se relacionan con la práctica de “llenarse” y no “nutrirse”

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Cada día elegimos y consumimos alimentos que condicionan y afectan nuestro cuerpo. El alimento nos puede alejar de enfermedades, pero también puede enfermarnos y generar complicaciones de salud. Entonces, ¿por qué no le damos la importancia que merece?

La alimentación consciente es la acción completa de comer y además elegir nutrición. Es pensar en beneficios y no solo en el paladar. Alimentación consciente es donde converge el cuerpo, la mente y la comida con la atención, la intención y la intuición.

Consiste en observar el cuerpo, el hambre, la sensación de vacío en el estómago, la reducción en la energía, el estrés, la satisfacción y saciedad al comer.

Cuando esté comiendo, saboree la comida, la textura, el aroma, el sabor. Viva el momento de la alimentación: apague el televisor, la computadora, deje el celular de lado. Coma con consciencia.

Para lograr una alimentación consciente coma con la intención de cuidarse y aprenda a escuchar su cuerpo, así sabrá diferenciar sus necesidades.

Cuestionario base

Lo ideal es que, al comer, nos tomemos el tiempo para hacernos varias preguntas:

¿Por qué?

¿Qué ocurrecuando siento hambre?

Distinguir si el deseo que tengo es de hambre, ansiedad o estrés. ¿Estoy comiendo porque tengo hambre? ¿Quiero comer azúcar, cosas saladas, crocantes, o harinas? ¿Quiero comer porque me siento solo, aburrido, enojado, triste? ¿Estoy consumiendo suficiente combustible para mi entrenamiento?

Consejo: Lleve un diario de comidas y emociones. Es importante identificar si hay emociones ligadas a ciertas comidas. Distinga entre hambre y emociones: Si es hambre, podría comer un plato enorme de ensalada o verduras al vapor. Si no tiene “hambre de eso, tiene hambre de...” sabrá inmediatamente que no es hambre. Si no sabe qué comer, pero tiene muchos deseos de comer algo es probablemente más emocional. Procese esos sentimientos para que no recurra a la comida con el fin de superarlos.

¿Cuándo?

¿Cuándo siento deseos de comer? Es normal tener hambre cada tres horas, porque usualmente el estómago ha completado el vaciamiento gástrico en ese tiempo. Pero si siento “un hambre que no se detiene”, o no siento hambre, debo reconocer que es una manifestación de un sentimiento o una condición.

Consejo: Revise cuántas veces al día consume alimentos, aunque sean pequeños bocados, vale la pena llevar el control para identificar sus hábitos y si se come cada tres o cuatro horas (sería lo ideal) o en forma irregular.

¿Qué?

¿Qué decido comer? ¿Qué elijo, de las opciones disponibles?

Casi siempre podemos decidir desde qué es lo que consumo, hasta lo que no consumo. Aun cuando estemos en actividades o situaciones donde la selección es difícil, debemos analizar qué es lo que voy a ingresar a mi cuerpo. ¿Es nutritivo? ¿Mi cuerpo lo necesita?

¿Cómo?

¿Cómo ingiero y consigo la comida?

La procedencia de los alimentos es vital, ¿de dónde viene mi comida? ¿Es fresca? ¿Viene empacada? ¿Fue manufacturada en masa, con una fecha de vencimiento de sorpresiva larga duración?

Consejo: Visite la feria del agricultor, busque alimentos con poco contenido de pesticidas.

¿Cuánto?

¿Qué cantidad de alimentos consumo? ¿Cuánto tiempo tarda mi alimentación?

Escenario 1. A veces estamos en “piloto automático” sin mayor control sobre las cantidades o selecciones de alimentos. Y es que, si he pasado muchas horas sin comer, llega un punto donde no pienso en nutrición, sino que se vuelve algo más básico: comer ahora y lo que sea.

Consejo: comer cada tres horas es una buena recomendación. Esto evita pasar hambres y reduce el riesgo de tomar decisiones poco saludables.

Escenario 2. Cuando se tiene poco tiempo para comer, o mucha hambre, la tendencia es comer algo rápido, fácil. La mayoría de las personas invierten menos de 10 minutos en sus tiempos de comida fuertes. El cerebro tarda aproximadamente de 20 a 30 minutos en detectar que el estómago está lleno. Es decir, si no toma el suficiente tiempo puede comer de más y estirar el estómago.

Consejo: Comer una entrada es una buena forma de “ganar” tiempo. Si duramos más tiempo comiendo, es posible que con menor cantidad de comida nos sintamos satisfechos. Servir la comida en platos chicos también facilita no tener tanta hambre “visual”.

Señales útiles

La nutrición va más allá de simplemente llenar el estómago. Es la base de la supervivencia del ser humano y es fundamental para llevar una vida sana. Los alimentos deben cumplir cinco objetivos importantes para que usted los elija dentro de su estrategia alimenticia:

Suministrar energía para el mantenimiento de sus funciones y actividades.

Aportar materiales para la formación, crecimiento y reparación de las estructuras corporales.

Suministrar las sustancias necesarias para regular los procesos metabólicos.

Reducir el riesgo de enfermedades.

Satisfacer el vínculo social y personal que conlleva la alimentación.

Fuente www.consultasnutricion.com.

Sostenbilidad y financiamiento