¡Cuidado con los parásitos de las mascotas!

Algunas enfermedades animales pueden pasar a los seres humanos

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El parque, la playa, el jardín, incluso la casa de sus amigos que también tienen mascotas: hay múltiples escenarios en los que su animal de compañía puede contagiarse con parásitos que le harán daño a él y podrían enfermarlo a usted también.

Cuando esto sucede, se trata de un caso de zoonosis: enfermedades infecciosas transmisibles de animales a humanos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, hay al menos 174 enfermedades zoonóticas de importancia, de las cuales el perro –la mascota más común en Costa Rica– es capaz de transmitir hasta 53.

El riesgo de enfermedades compartidas valida el argumento de la Sociedad Mundial para la Protección Animal (WSPA por sus siglas en inglés), donde se asegura que “cuidar del bienestar de los animales significa cuidar del bienestar de las personas. Brindar a sus mascotas los cuidados veterinarios adecuados para combatir los parásitos zoonóticos no solo le permitirá tener bienestar a ella sino que también puede evitar brotes de enfermedades en series humanos”, según explica el especialista Juan Carlos Murillo, coordinador veterinario de manejo de desastres de la WSPA.

El doctor Murillo advierte que cualquier animal puede transmitir parásitos y otras enfermedades, pero se hace énfasis en los perros y los gatos “que son parte de nuestra familia”.

Inquilinos indeseables

La forma más común de contagio de los parásitos es por la introducción en la boca de algún objeto contaminado (juguetes, tierra, arena, alimentos, agua), aunque también hay parásitos que pueden penetrar la piel.

En casos extremos, las zoonosis pueden tener efectos nefastos en la salud de las personas, que van desde la invasión de órganos vitales con larvas, hasta la ceguera e incluso la muerte. El riesgo es mayor cuando la mascota convive con niños, pues estos tienen prácticas de higiene menos rigurosas y no miden el peligro de compartir, por ejemplo, los juguetes con el perro o gato.

Sin embargo, el veterinario Darwin Kaminsky, senior product manager de animales de compañía para la empresa Bayer, aclara que los parásitos pueden ser fácilmente controlados “y no representar ningún riesgo para la población general. Prevenir es lo ideal, es fácil y muy económico”.

La tarea, entonces, es tomar las medidas preventivas y de acción inmediata, comenzando con los cachorros. Según el doctor Murillo “se deben desparasitar cada vez que se vacunan, siguiendo el esquema básico recomendado por su veterinario”.

De acuerdo con el doctor Kaminsky, la desparasitación debería comenzar a los 15 días de edad, con repeticiones cada 15 o 22 días hasta los tres meses.

Y aquí es donde comienzan los descuidos: ambos especialistas aseguran que es un error detener las desparacitaciones cuando la mascota crece: las valoraciones y medicaciones preventivas se deben hacer al menos cada tres meses por el resto de la vida del animal, pues sigue en riesgo de enfermarse aun siendo adulto.

Señales de cuidado

Aunque el contagio se puede prevenir, es difícil evitarlo por completo. Por eso, es importante monitorear la conducta y apariencia de su mascota para detectar posibles señales de parásitos.

Algunos de los principales síntomas son “pelo erizo o parado (hirsutismo), pelo quebradizo, abdomen abultado, pérdida del apetito, hinchazón debajo de la mandíbula y hacia el cuello, diarreas, vómitos, adelgazamiento, infecciones en mucosas oculares (conjuntivitis purulentas), depresión y somnolencia. En algunas ocasiones se pueden ver larvas en las heces”, enumera el doctor Murillo.

En todos los casos, es indispensable que un veterinario examine y diagnostique las causas puntuales de estos síntomas, pues cada parásito debe recibir un tratamiento específico.

Para saber si usted también tiene los parásitos de su mascota, sepa que “los síntomas son similares a los que presentan los animales, además de constantes dolores abdominales (espasmos). Es conveniente que los padres hagan revisar las heces de sus niños al menos un par de veces al año y consulten con el médico ante la aparición de los síntomas mencionados”, recomienda Murillo.

El doctor Kaminsky hace énfasis en la relevancia de las medidas de higiene como primera protección y complemento a los cuidados veterinarios.

“Enseñe y practique hábitos de higiene correctos, como lavarse las manos antes de comer y después de jugar o trabajar en el jardín o con los animales, practique el lavado profundo de verduras, recoja las heces de sus animales en su casa o cuando los saque a pasear y deposítelas dentro de una bolsa en un lugar adecuado”, recomienda.

Sostenbilidad y financiamiento