El más puro de los humos

Un placer cuyas cenizas no se apagan con el paso del tiempo.

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Consumido en la época precolombina, el tabaco fue reconocido por sus atributos medicinales y por su compañía en ceremonias religiosas, políticas o sociales.

Ya fuera fumado, masticado, aspirado, bebido o lamido por los indígenas del Nuevo Mundo, su uso lo convirtió en un producto de gran interés para los españoles.

Aunque la planta de tabaco es originaria de América del Sur, fueron los indígenas cubanos (Taínos) –y su fidelidad hacia el tabaco–, lo que contagió a los conquistadores.

Luego del primer encuentro con esta planta fue cuestión de tiempo para que su uso se asociara con prácticas elitistas.

Por tradición, el cigarro por excelencia ha sido el habano (puro elaborado en Cuba), sin embargo, su producción se ha ampliado hasta países como Indonesia, República Dominicana, Honduras, Nicaragua, México y Costa Rica.

Eso sí, la calidad continúa siendo universal y se define por la fabricación a mano y el uso de hojas enteras de tabaco.

Los precios también son variados y los define el tamaño, el formato y el país de origen del tabaco.

En Mundo de los Puros, por ejemplo, una caja de 25 puros costarricenses de la vitola Don Corazza Special Edition, puede llegar a costar hasta $237, según detalló Jackeline Roig, asistente de personal de esa tienda.

En un cigar lounge ubicado en Escazú, Mundo de los Puros expone sus 5 vitolas –diferentes formatos que puede adoptar un puro según longitud, grosor o figura– todas elaboradas a mano en Costa Rica.

Bajo la marca Brun del Ré la empresa exporta puros elaborados a mano a Suiza, Indonesia, Alemania, México, Puerto Rico y Colombia, entre otros.

El local también ofrece puros importados de República Dominicana (Bocas del Monte, Avo Griffins, línea de Davidoff), nicaragüenses (Perdomo, Bahía, Gurkha, Padrón), cubanos (Montecristo, Cohiba, Pártagas) y otros de Honduras y Egipto.

Si su gusto se inclina por la isla cubana, puede optar por marcas reconocidas cuyos precios son variados.

Podrá encontrar un habano desde ¢ 17.000 por unidad de la marca Montecristo, según especificó Jessica Mendoza, dueña de Habanos Fine Cigars, ubicado en el Patio del Balmoral en la Avenida Central.

Para escoger

Lo más importante de un puro es su calidad, definida por origen del tabaco y por el trabajo a mano que requiere un puro.

Las marcas más reconocidas están en Cuba, con la línea de Montecristo, Romeo yJulieta, Cohiba, Guantanamera y Fonseca.

Tenga presente que si está iniciando en el arte del fumado, es recomendable que lo haga con un puro de taste suave, pues le tomará tiempo y experiencia reconocer aromas y sabores.

Es importante además que el tiro –aspiración– sea uniforme, pues debe permanecer en la boca.

Después de animarse a probarlo tómese su tiempo para disfrutar el olor y sabor. Se recomienda acompañarlo de una bebida como el café, la cual acentúa el sabor.

Verifique la composición del puro y que se quema de forma uniforme.

Sus partes

Una parte interior a modo de columna vertebral que se llama tripa o relleno.

Capote: conocido como la envoltura del puro.

En la tripa y el capote se encuentran las hojas que darán sabor, aroma y combustibilidad a un puro.

Capa: es la última y la decorativa para elaborarla se utilizan hojas finas y delicadas que aportarán principalmente sensaciones visuales y táctiles.

Sostenbilidad y financiamiento