Gerardo Corrales Brenes: Crédito crecerá menos


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El sector empresarial será cauteloso y pospondrá sus inversiones, ante un año electoral.

La incertidumbre del entorno internacional y el déficit fiscal de Costa Rica, darían como resultado un Producto Interno Bruto (PIB) que crecerá a lo sumo entre 3% y 4%.

Los nichos de turismo, comercio, dispositivos médicos y los centros de servicios compartidos serán los más dinámicos. Mientras, los menos favorecidos serán el agro, las exportaciones, la industria local y la construcción.

Además, el sistema bancario encontrará restricciones al alza del crédito, aún más en dólares para no generadores.

Gerardo Corrales, exbanquero, cree que esta será la dinámica del sector productivo en el 2017.

Según Corrales, una de las preocupaciones es la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, por su línea proteccionista.

Por ello, es de esperar incentivos para que las empresas estadounidenses se queden en su país, lo que dificultaría la atracción de inversión en Costa Rica.

“Hay mucha incertidumbre por la llegada de Donald Trump al poder y cómo esto pueda incidir en mayores tasas de interés, más inflación y aceleración de la devaluación del tipo de cambio”, dijo.

En línea con esta visión, tasas de interés más elevadas y nuevas normas reducirán el alza del crédito en dólares.

Se trata de reformas a la normativa de clasificación de deudores 1-05, de requerimiento de capital o suficiencia patrimonial 3-06 y la nueva regulación sobre estimaciones contracíclicas 19-16.

Su común denominador es la exigencia a los intermediarios financieros de crear mayores reservas para incobrables. Esto generará mayores tasas de interés y menor alza del crédito, especialmente en dólares y a no generadores de divisas, dijo Corrales.

Los cambios normativos

La normativa reducirá la capacidad de endeudamiento – relación del pago mensual de cuotas por créditos al ingreso familiar neto de cargas sociales – en cinco puntos porcentuales, cada año, empezando en 2017.

El banco le puede prestar a una persona hasta un 55% de esa relación, pero en cinco años la cifra bajará a 35%. Así el poder de compra de vivienda, por ejemplo, se irá reduciendo, inclusive hasta caer en un 40%.

Para Corrales, “esto significa un freno al sector construcción y con ello al efecto multiplicador que tiene sobre el resto de actividades económicas”.

El regulador exigirá mayores niveles de capital o patrimonio, según sea más alta el porcentaje del avalúo que presta la entidad financiera.

Por ejemplo, si la persona se endeuda en la moneda en la que recibe su salario, y el porcentaje a prestar está entre 80% y 90% del monto del avalúo, el requerimiento de capital es un 50%.

La otra cara es para deudores no generadores de divisas que piden un préstamo en dólares. Si el porcentaje a prestar esta entre el 80% y 90%, el requerimiento de capital sube al 62,5%.

Sostenbilidad y financiamiento