Ad Astra Rocket está cerca de alcanzar un paso más para llevar el motor de plasma al espacio

Alcanzaría nuevo hito en junio del 2013

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/Ad_Astra_Rocket-Franklin_Chang-plasma-NASA-Vasimr_ELFCHA20130524_0004_5.jpg
    326x204
    Acciones negociadas
    / 24 MAY 2013

index

El motor de plasma que desarrolla la firma Ad Astra Rocket está a las puertas de lograr un paso más en su camino a estar en el espacio, pues en junio próximo alcanzaría un logro más en el proceso definido por la Administración Nacional de Aeronaútica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

Si esto sucede, la empresa tendría mayor atractivo para más inversionistas y un argumento adicional para incrementar el valor de su acción en Costa Rica. El precio vigente de cada título establecido para el mercado primario es de $8, pero una transacción en el secundario del pasado 8 de abril se registró a $7,5.

Según el presidente de Ad Astra, Franklin Chang Díaz, en junio estarían alcanzando la denominada Revisión Preliminar del Diseño (RPD), que es un paso en las fases de diseño y desarrollo de proyectos que se llevan a cabo con la NASA.

Esa meta debió alcanzarse en el 2012, posteriormente se aplazó para los primeros meses del 2013. Su obtención depende de los experimentos y pruebas que hagan con el motor, así como del avance en el diseño que se empleará en el futuro.

En diciembre del 2012, el exastronauta detalló que para alcanzar la meta el motor debe tener un mínimo de 10% de desarrollo.

La obtención de la RPD significa un acercamiento para llevar el motor de plasma Vasimr a la órbita o bien, a la Estación Espacial Internacional (EEI) para hacer pruebas en el espacio y de esta manera, acercarse aún más a uno de los usos definitivos, que es emplearlo para mover la propia EEI y satélites artificiales que salen de su posición inicial.

De esta manera, mayores avances en conjunto con la NASA son una señal de confianza para los inversionistas. Incluso, los estructuradores de la emisión de acciones de la compañía, la firma Aldesa, y el propio Chang ya habían manifestado que, por el momento, el precio de la acción de Ad Astra está en función de estos avances y del comportamiento en el mercado secundario costarricense.

Con la RPD, el proyecto de la compañía pasaría de la fase de definición a una fase de diseño y desarrollo, la cual implica tres pasos más para hacer el vuelo inicial del motor en el espacio, que se espera que ocurra en el 2015.

Los experimentos realizados tuvieron el visto bueno de la comunidad científica y el pasado 17 de abril fueron aprobados para la publicación en The Journal of Propulsión and Power , informó el exastronauta, quien califica el diseño del motor como robusto.

En el mercado

La compañía espacial decidió emitir acciones en el mercado costarricense a finales del 2010 bajo la figura de Oferta Pública Restringida (OPR), lo anterior porque se consideró que solamente los inversionistas más sofisticados podrían estar en la capacidad de asumir el riesgo que implica invertir en este tipo de compañías.

Además, existe la limitante de que el valor mínimo de acciones que se pueden adquirir es de $25.000.

El valor de las acciones de Ad Astra ha pasado por un subibaja desde que salieron al mercado. Inicialmente estaban en $10, luego subieron a $12 y cuando se levantó una restricción para que se negociaran en el mercado secundario, volvieron a $7.

El valor más reciente para las colocaciones o venta de acciones que hace la empresa directamente (ventanilla) es de $8, el cual fue anunciado el pasado 21 de febrero; el valor anterior era de $9,5.

Según la estrategia de la em presa, estos precios tienen como objetivo evitar que los interesados hagan compras en el mercado secundario y más bien consigan los títulos con Ad Astra.

Para los estructuradores y el mismo Chang, las negociaciones en el mercado secundario de Ad Astra más bien resultan contraproducentes para el desarrollo de la compañía en este momento, pues esta se encuentra en un periodo de crecimiento y necesita de la venta de acciones para obtener recursos nuevos.

Desde marzo del 2012 hasta la fecha, la BNV registra solamente seis transacciones de Ad Astra, tres este año y un tanto igual el año pasado.

Respecto a la obtención de recursos, Chang dijo que han logrado atraer inversionistas privados de Estados Unidos, al tiempo que siguen apostando a las ventas que puedan hacerle al fondo de inversión Aurora, que administra la sociedad administradora de fondos INS Inversiones.

El fondo de inversión Aurora fue creado a inicios del 2012 con un monto máximo de ¢10.000 millones de colones, de los cuales un 33% en promedio se destinaría a compras de acciones de Ad Astra y el resto se utilizaría en compras de bonos públicos con un valor de participación inicial de ¢50.000.

A la fecha, y según Dixiana Brenes, gerenta administrativa de INS Inversiones, el fondo tiene un activo total de ¢3.089 millones. De la cartera, un 24% está en acciones de Ad Astra y cuenta con 133 clientes.

Actualmente la participación tiene un valor de ¢53.788.

Sostenbilidad y financiamiento