ANÁLISIS

Las 5 señales que mandó el Banco Central

No tuvo que bajar la meta de inflación, pues el ajuste siempre se hará


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Aunque en las últimas semanas se especuló que el Banco Central quería reducir su meta de inflación (de 5% promedio a 4% promedio) y que una de las medidas que ayudaría en esa tarea era eliminar o bajar el piso de la banda cambiaria, nada de esto ocurrió hoy.

Más bien, a simple vista, el Programa Macroeconómico 2013-2014 pareciera dejar las cosas muy similares a lo que ha ocurrido en los últimos cuatro años. No obstante, una lectura más detallada nos demuestra que el Central sí esta dispuesto a meter el freno (quizá no hasta el fondo) y defender con todas sus fuerzas la meta de inflación.

Y, en ese sentido, hay que tomar en cuenta no solo lo que anunció en el Programa sino también los topes de cartera que aplicará a partir de mañana a los bancos comerciales.

Esto es básicamente lo que el Banco mandó a decir:

1. Los costarricenses vamos a tener que consumir menos, pues el ingreso nacional disponible caerá cerca de un punto porcentual, lo mismo que el consumo privado. Además, si lo bancos ahora tendrán reestricciones para prestar, habrá menos dinero en circulación. Aun así, la entidad estima que las actividades productivas destinadas al mercado local crecerán, pero muy cerca del 4% real en que crecerá el PIB. Eso ayudará a reducir el déficit de cuenta corriente (entrada y salida de divisas), lo cual podría complicar el despegue del tipo de cambio del dólar del piso de la banda (¢500 por dólar).

2. Debido a la gran cantidad de dólares que compró el Central, la liquidez ha aumentado (el exceso se calcula en ¢450.000 millones) y antes de salir a vender bonos para esterilizarla (lo cual tiene un costo), el Banco prefiere que sean los bancos comerciales los que controlen su colocación. En ese sentido, aplicó un tope del 9% al crecimiento de las carteras en los próximos nueve meses y del 6% (más estricto) en el caso de los préstamos en dólares. De esta forma, también podría desactivar una posible burbuja crediticia, si se toma en cuenta que el crédito al sector privado creció en el segundo semestre del 2012 el doble de lo que creció en el primero.

3. Sin embargo, con esta medida podría lograr dos cosas: Que aumenten la tasas de interés en dólares a nivel local. De esta forma, reduciría el premio por invertir en colones, no tanto por reducir la tasa en colones sino por elevar la tasa en dólares. Eso ayudaría a desincentivar la llegada de capitales especulativos y subir el tipo de cambio, otro elemento que favorecería la reducción de ese premio sin necesidad de eliminar las bandas cambiarias. Obviamente, también controlaría la inflación, su principal objetivo. Traducción: Si tiene ahorros en dólares recibirá un poquito más y si pide en dólares, le saldrá más caro.

4. Aun así, el tope de cartera también generará una mayor demanda de colones, pues los bancos ahora tratarán de colocar más en esa moneda. Sin embargo, el Central espera que eso no suceda bajo tres condiciones: Primero, hay una buena liquidez en el mercado, lo cual cubrirá esa demanda y, segundo, que el Gobierno no presionará las tasas dado que colocarán otros $1.000 millones de eurobonos en el segundo semestre del año. Sin embargo, los mismos bancos no están tan seguros de que eso se traerá las tasas en colones a la baja y tampoco aplaudieron la medida. Un tercero elemento, es que el Central quiere convencer a los bancos de pasar su liquidez a inversiones de más largo plazo. Traducción, si usted pensaba que le iban a prestar en colones a un precio más barato, no está garantizado.

5. Aunque la Autoridad Monetaria asegura que los agregados monetarios están creciendo de acuerdo a la producción y a la inflación estimada, queda claro que espera que la inflación vuelva a quedar más cerca del 4% que del 6%. Ejemplo de ello es que el tope de cartera a los bancos se fijó en un 9% para los primeros nueve meses (tomando en cuenta una inflación del 5% y una producción del 4% estimada). Otro ejemplo es que mientras en julio del año pasado había estimado que la producción del 2012 crecería un 3,8%, hacia diciembre más bien pronosticó un 5%. Obviamente, algo se salió del control y es hora de aplicar el freno.

* Colaboró con este análisis, el periodista Sergio Morales Chavarría.

Sostenbilidad y financiamiento