BCIE aplica una estrategia de captación de fondos en mercados exóticos

Acumula emisiones de títulos en Tailandia, Japón y Alemania, entre otros mercados

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/Activos-pasivos_ELFCHA20130621_0006_5.jpg
    326x204
    Activos y pasivos
    / 21 JUN 2013

index

Diversificación, flexibilidad y costos bajos, son las justificaciones que sustentan la estrategia de fondeo en los últimos dos años y medio del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Desde el 2011 a la fecha, esta entidad ha acudido a regiones alejadas de su principal área de acción y, en este momento, un 27% de su fondeo por medio de la emisión de bonos de deuda proviene de Europa y Asia.

El Banco –que tiene el 26% de sus activos productivos en Costa Rica– ha acudido a hacer emisiones de bonos en moneda local en Tailandia, Japón, Taiwán y Hong Kong, entre los mercados más alejados con respecto a Centroamérica.

Por ejemplo, solo en Tailandia emitió en el 2011 $100,8 millones en bath (la moneda local).

En Europa, las emisiones están en su mayoría en Suiza, luego en Alemania e Italia.

En América, hay colocaciones en Estados Unidos, México, todo Centroamérica excepto Honduras, Colombia, República Dominicana y Uruguay.

Más reci entemente, ha acudido a otras plazas como la alemana, en donde captó en ese mercado $26,4 millones, pero en euros y en bonos con vencimiento al 2032.

El jefe de mercados de capital del BCIE, Félix Magaña, dijo que recurren a esos mercados con el fin de tener la capacidad de construir una curva con muchos puntos y estructuras para que facilite el manejo de activos y pasivos.

“Permite adaptar los pasivos a la realidad de los activos a un costo de recursos comparativamente más bajo” agregó.

Estrategia de fondeo

En el más reciente informe de calificación de riesgo hecho por la firma Fitch Ratings, se señala que el BCIE ha estado aumentando la proporción de bonos en su fondeo hasta llegar a un 57% del total, mientras que en la década pasada la mayoría provenía de líneas de crédito.

Según Fitch, la entidad proyecta mantener una estructura de fondeo basada en un 60% en bonos y 40% en líneas de crédito.

Para Magaña, lo que el Banco busca es flexibilidad en los mercados para responder mejor a las necesidades de financiamiento de la región.

Por ejemplo, agregó el funcionario, el amplio espectro de captaciones le permite financiar proyectos como parques eólicos que son intensivos en el uso de capital y requieren financiamiento de largo plazo, así como una operación de comercio exterior para algún importador.

La protección al riesgo de tipo de cambio en los diferentes mercados son controlados por medio de coberturas de moneda y tasas de interés, dijo Magaña.

El economista y asesor en finanzas bancarias Luis Muñoz explicó que lo que hace el BCIE es lo mismo que hacen otros bancos multilaterales de desarrollo, que es emitir en diferentes monedas y lugares.

Este tipo de operaciones pretenden bajar el riesgo de afectaciones cambiarias en los resultados de la entidad, ocasionadas, por ejemplo, por una devaluación del dólar frente a otra divisa.

Lo ideal, aclaró Muñoz, es que todas esas monedas permitan amortiguar las variaciones de valor en distintos lugares, de esa manera cuando se presente un incremento en una, al mismo tiempo se reporte un descenso o devaluación en otra.

La mitigación no viene dada por recibir valores de diferentes nacionalidades, sino por cómo se comportan estas frente a la principal, que puede ser el dólar, explicó Muñoz.

La operación funciona de la siguiente manera: si se emitieran bonos en reales brasileños y euros, lo que importa es que las pérdidas por una eventual revaluación del euro sean compensadas por una devaluación en Brasil, todo frente al dólar.

Sostenbilidad y financiamiento