Aumenta cantidad de deudores con mejor capacidad de pago en el sistema financiero

Bancos ahora deben probar la capacidad de pago de clientes ante cambios en tasas o tipo de cambio

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/Bancos-Sugef-deudores-capacidad_de_pago-entidades_financieras_ELFCHA20141121_0009_5.jpg
    326x204
    Aumenta cantidad de deudores con mejor capacidad de pago en el sistema financiero
    / 21 NOV 2014
  • /finanzas/Bancos-Sugef-deudores-capacidad_de_pago-entidades_financieras_ELFCHA20141121_0010_5.jpg
    326x204
    Aumenta cantidad de deudores con mejor capacidad de pago en el sistema financiero
    / 21 NOV 2014

index

Las entidades que integran el sistema financiero lograron aumentar durante este año la cantidad de buenos deudores, según la clasificación de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

Al comparar el número de operaciones de crédito asociadas a las personas (jurídicas y físicas) con suficiente capacidad de pago, es posible determinar un aumento de un 35% entre diciembre del 2013 y el acumulado al final de octubre del 2014.

Según los datos aportados por la Sugef, a octubre pasado, existían 1,73 millones de créditos pertenecientes a deudores solventes entre bancos públicos, privados, cooperativas y mutuales. .

Los mejores pagadores también son la mayoría, pues representan el 93%, según la distribución porcentual, entre el total de préstamos.

La normativa de Sugef establece cuatro calificaciones para quienes mantienen una deuda activa, los primeros tres niveles son para quienes tienen alguna capacidad de pago, mientras que el cuarto nivel para quienes carecen de ella.

infografia

Además, en setiembre pasado, entró en vigencia una nueva metodología para evaluar la capacidad de pago, que deben considerar los denominados escenarios de estrés. Lo anterior implica incluir en los análisis variaciones en el tipo de cambio y en las tasas de interés, explicó el superintendente Javier Cascante.

Al dividir la cantidad de operaciones o deudores por la moneda en que se emitió el préstamo, el 69% está en colones. Al igual que en otros resultados, la mayor parte de los créditos en colones y en dólares está dentro del rango mejor calificado.

Carteras saludables

Por monto de las deudas, la mayoría también está en la clasificación de los mejores pagadores. Un 95% está en el nivel 1, eso representa ¢16,4 billones.

Los bancos públicos son los que dominan esa cartera mejor calificada, tienen el 49% y las entidades privadas poseen un 35%.

En el grado con más riesgo había a octubre ¢559.009 millones y, de este monto, el 58% está en manos de entidades públicas.

De los tres niveles, el segundo es el que conserva menores montos y deudores. En esta clasificación se ubican quienes, ante algún cambio en una variable, se ven en problemas para cumplir con sus obligaciones financieras.

Al hacer la clasificación por moneda, el 55% del monto está en colones, según los datos aportados por la entidad reguladora.

Metodología en práctica

Dentro de algunas entidades, la proporciones de clasificación concuerdan con los resultados generales, específicamente en las operaciones del nivel 1.

Según Robert Rodríguez, gerente de crédito de Banco Bansol, empezaron a aplicar la nueva metodología desde octubre pasado y para este momento tienen dentro del rango más alto el 77% de las operaciones; en el medio un 22% y en el nivel de insuficiente capacidad de pago un 1%.

Maurilio Aguilar, director de riesgo corporativo del Banco Popular, dijo que el 99,6% de las operaciones está en el primer rango, que es el de mejores condiciones.

Por su parte, Vanessa Sánches, directora de operaciones de la Mutual Cartago de Ahorro y Préstamo (Mucap), informó que el 98% de la cartera de crédito está en el rango más alto y el resto en el segundo nivel.

Reclasificación

Las nuevas metodologías para el análisis de la capacidad de pago se aplican a los nuevos deudores o a quienes renueven alguna de sus operaciones, incluso, puede ser una renovación en el contrato de la tarjeta de crédito.

Rodríguez, de Bansol, detalló que, por el momento, no se han dado reclasificaciones en los deudores a raíz de los nuevos esquemas, pero reconoció una restricción en la colocación de créditos de consumo.

Entre las nuevas condiciones, está la evaluación anual de la capacidad de pago de clientes, esto podría generar que algunos deudores vean deteriorada su categoría de riesgo en esos préstamos.

“Los cambios serán palpables de forma gradual ya que Sugef definió para las entidades financieras un plazo de 24 meses contados a partir de la fecha de aprobación de la metodología”, afirmó.

Esto afectaría principalmente a los deudores categorizados en el grupo que adeuda menos de ¢65 millones, pues antes eran clasificados solo con el comportamiento de pago histórico y morosidad, pero ahora se debe tomar en cuenta la capacidad de pago.

“Es claro que una porción de clientes ha sufrido algún cambio en su calificación, debido a dichos ajustes normativos”, agregó Aguilar, quien también prevé que los efectos serán graduales.

Precisamente, un deudor podría enfrentar el escenario de que, en condiciones normales, tenga una buena clasificación, pero al incorporar las pruebas en la capacidad de pago, su calificación se vea perjudicada.

Hairo Rodríguez, gerente interino del Banco Cathay, explicó que, en estos casos, la entidad deberá evaluar si las debilidades que presenta un cliente son estructurales o más bien transitorias y si se pueden superar en el corto plazo.

Por su parte, Aguilar añadió que, de presentarse estas condiciones, la entidad puede enfrentar tres posibilidades: aceptar el crédito con alto riesgo y hacer mayores provisiones, efectuar una revisión más exhaustiva de las finanzas del deudor o rechazarlo por completo.

Sostenbilidad y financiamiento