Centroamérica crecerá en el 2014, pero a ritmos distintos

Más dinamismo de los mercados desarrollados aceleraría economía de la región el próximo año

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/Centroamerica-crecimiento_economico-economia_regional_ELFCHA20131004_0005_5.jpg
    326x204
    Centroamérica crecerá en el 2014, pero a ritmos distintos
    / 04 OCT 2013

index

Panamá y Costa Rica son los países centroamericanos que están mejor posicionados para sacar provecho del mayor dinamismo en la economía mundial esperado para el 2014.

El próximo no será un año de bonanza, pero el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta que la producción global podría crecer un 3,8%, un ritmo más acelerado que el 3,1% estimado para finales del 2013.

Un escenario más benigno en las economías desarrolladas y los grandes mercados de Asia ayudaría a que el motor productivo del istmo carbure ligeramente por encima del 4% de aumento que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) prevé para el cierre de este año.

El dinamismo coloca a la región por encima del crecimiento que se espera para América Latina (3%), aunque solo retrata una panorámica de la economía centroamericana.

En el plano cerrado, las divergencias entre los países son importantes. En la cima, Panamá avanza con paso firme y su producción crecerá este año un 9% y 7,2% en 2014, según las proyecciones del FMI. En la retaguardia marcha El Salvador, que este año crecerá apenas un 1,6%.

“En el 2014 esperaríamos una recuperación moderada de la actividad económica fundamentalmente porque se esperaría un mayor crecimiento mundial, pero nada muy extraordinario”, opinó José Luis Arce, economista de Cefsa.

Al ritmo de los gigantes

El desempeño futuro de la economía regional está íntimamente ligado a la capacidad de recuperación que muestren tanto Estados Unidos como la Unión Europea, sus socios comerciales.

Las expectativas evidencian una mejora que, aunque dista de ser espectacular, es mejora al fin.

El conjunto de las economías avanzadas acelerarían su crecimiento del 1,2% previsto para 2013 a un 2,1% el año siguiente.

Los países de la Eurozona lograrían salir de la recesión que reducirá su producción este año a registrar un crecimiento del 0,9% en 2014.

La recuperación en Estados Unidos también podría cimentarse con añadiéndole un punto porcentual al aumento en el Producto Interno Bruto (PIB) entre este año y el próximo.

De importancia fundamental para la región es que junto al crecimiento económico se expandirá además la demanda de bienes y servicios. El FMI pronostica que las importaciones de las economías desarrolladas aumentarán de 1,4% este año a 4,3% en el 2014.

La carrera será por hacerse con una porción de ese incremento en la demanda externa.

“Los que presentan mejores perspectivas son Costa Rica y Panamá, debido a que cuentan con una mayor diversificación de productos y servicios de exportación”, afirmó Hernán Varela, de Grupo Bursátil Aldesa.

En Costa Rica, las exportaciones de bienes decrecieron un 1% entre julio del 2012 y el mismo mes de este año, mientras que las de servicios aumentaron un 7,7% durante el mismo periodo.

Sin embargo, otros países del istmo continúan dependiendo de la venta de materias primas agrícolas al exterior, especialmente del café, que no ha tenido su mejor desempeño en este 2013.

El precio internacional del grano decreció un 28% durante el primer semestre del año en comparación con las cotizaciones del 2012, debido a que el crecimiento de la producción mundial superó el ritmo de aumento en la demanda, según el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2013 de la Cepal.

Además, la cosecha se ha visto afectada por un brote de roya que ya pasó un factura de $474 millones a la región, según cálculos del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

La merma en los precios no se limita al café sino que es una constante entre las materias primas agrícolas. Entre los alimentos se observó una reducción del 6,4% durante el primer semestre del 2013.

El mayor golpe fue para la cotización del azúcar, el principal producto de exportación de Guatemala, que cayó un 21% entre enero y julio pasados.

Cuenta corriente en rojo

La dependencia de las economías avanzadas no se detiene con el intercambio de bienes y servicios.

Las remesas enviadas por los emigrantes centroamericanos, fundamentalmente desde Estados Unidos y Europa, juegan un importante papel en compensar el faltante en las cuentas corrientes que, en el caso de Honduras y Nicaragua, ronda el 11% del PIB.

Guatemala, el país que recibe más dinero de sus nacionales que viven y trabajan en otros países (con $4.783 millones), registró en 2012 un incremento del 9,2% en ese tipo de transferencias.

Para este año las autoridades esperan una cifra más moderada del 8,7%, unos $5.200 millones, la mitad del total de las exportaciones del país.

El flujo de dinero hacia El Salvador crece más lento ya que entre enero y agosto de este año registró un aumento del 3,5%.

“Todos los países tienen faltantes en la cuenta corriente de sus balanzas de pagos. La cooperación externa es clave para financiar ese faltante en Nicaragua mientras en Costa Rica se cubre con ingresos destinados a realizar inversiones productivas en el país (Inversión Extranjera Directa –IED–)”, explicó el economista de Ecoanálisis, Alberto Franco.

Costa Rica y Panamá recibieron el 60% de la IED de Centroamérica en 2012, un fenómeno que se viene repitiendo durante los últimos 15 años, según el Icefi.

A nivel local, la IED acumulada en el primer semestre alcanzó los $1.335 millones, un 15% superior a la de los primeros seis meses del año pasado.

Epidemia fiscal

El fiscal es otro déficit que comparten los países centroamericanos, acostumbrados a gastar más de lo que les permiten sus modestos ingresos fiscales.

“En algunos países el tamaño de la deuda está alcanzado niveles no manejables”, aseguró William Calvo, secretario ejecutivo del Consejo Monetario Centroamericano.

Aunque es un mal generalizado, la situación fiscal es más seria en Costa Rica, Honduras y El Salvador.

En los dos primeros, la carga tributaria no cubre el crecimiento del gasto corriente. Para 2013, el déficit fiscal hondureño crecería hasta representar el 6% de su producción, mientras que en Costa Rica rondará el 5%.

El faltante salvadoreño se origina en el rápido crecimiento de la deuda y el gasto en pensiones. Durante el primer semestre de este año, las obligaciones del Estado cuscatleco llegaron a representar el 59% de la producción, la más alta en el istmo.

El déficit de Panamá crece por la inversión en obra pública que representa cerca del 8% del PIB, mientras en Nicaragua la cooperación venezolana mantiene las cuentas en equilibrio.

“Los países tienen urgencia de aumentar sus ingresos fiscales y controlar más estrictamente el gasto público, debido a que el escenario actual, de una pasividad en la recuperación económica mundial, menor liquidez monetaria internacional por venir y el retorno de capitales del mercado de bonos emergentes hacia el accionario, puede recrudecer los problemas de sostenibilidad actual de la deuda pública”, afirmó Norman García, analista financiero del Grupo Acobo.

Sostenbilidad y financiamiento