ESTUDIO DE LA UCR

Confianza del consumidor se estancó en todos los segmentos de la población

Población tiene incertidumbre sobre el futuro económico del país


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La confianza de los consumidores abandonó la tendencia al alza y se estancó en mayo de este 2016, por la incertidumbre que genera el comportamiento que tendrá el futuro económico.

Así lo demostró la encuesta trimestral del Índice de Confianza del Consumidor (ICC),  de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica (UCR), presentada este 25 de mayo.

Al cierre de mayo de este año, la confianza se ubicó en un nivel de 38,6 puntos (en una escala de 0 a 100), mientras en febrero de este año fue de 39,7 puntos.

Al comparar el resultado de la última encuesta con el de mayo del año pasado, el estancamiento también es evidente. En el quinto mes del 2015, la confianza fue de 39,8 puntos.

El ICC se obtiene en la encuesta al principal sostén económico de 716 hogares con teléfono fijo, mediante la consulta de cinco preguntas sobre la economía actual y las expectativas. En esta entrega, el trabajo de campo se realizó entre el 2 y 13 de mayo.

De acuerdo al índice, una puntaje de 50 es la posición intermedia entre opiniones pesimistas y optimistas.

LEA: Es la hora de encantar a sus clientes.

La confianza está estancada en todos los segmentos poblacionales, sin importar si el hogar tiene o no la capacidad de ahorrar, si el sostén de la familia lo lleva un hombre o mujer, o si éste cuenta con un nivel más elevado de educación.

Dos años atrás, cuando inició la actual administración, la confianza era de 49,8 puntos, lo que refleja una fuerte pérdida de positivismo.

Según el investigador de la UCR, Johnny Madrigal, la principal razón del abandono de la tendencia positiva es la incertidumbre ante la expectativa del consumidor de un futuro poco promisorio a nivel económico, aunque el ambiente no se encuentra del todo desfavorable en este momento.

Las expectativas del consumidor

El ICC consta de dos partes: el Índice de Condiciones Económicas Actuales (ICEA) y el Índice de Expectativas Económicas (IEE).

La valoración económica actual es un tanto más positiva que lo que mostraba el índice nueve meses atrás, pero el IEE no corre la misma suerte.

La encuesta muestra que las expectativas de la economía hacia el futuro han variado y muestran una tendencia negativa. En los últimos dos años cayeron 20,6 puntos (pasando de 57,2 a 36,6 puntos en mayo de este año).

También, la mayor parte de los consumidores espera una subida en las tasas de interés de los préstamos de dinero. El 50,6% espera aumentos, mientras que tres meses atrás solo el 45,2% pensaba de este modo.

El tipo de cambio se mantendrá estable en los próximos 12 meses, si se cumple la previsión de la población. El 49,6% no espera cambios en este indicador.

De forma un poco contradictoria, la población espera que en este 2016 la capacidad de compra sea mejor que la del 2015, gracias a la expectativa de un mayor ingreso familiar.

La contradicción se genera en medio una expetativa deteriorada sobre el desempleo, en donde el 57,5% espera que aumente, y en el caso de la pobreza el 59,8% también proyecta un incremento.

Por el lado de las compras, la valoración actual para compra de casa y carro muestra más opiniones negativas, que positivas.

*Este artículo fue ampliado posterior a su publicación.

Sostenbilidad y financiamiento