PROPUESTA PASARÁ AHORA AL SENADO

Congreso de EE. UU. aprueba plan de rescate financiero para Puerto Rico

Paquete incluye la creación de una junta que supervise las finanzas de la isla y dirija las gestiones hacia una reestructuración parcial de la deuda.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Washington. El Senado dio aprobación inicial este miércoles 29 de junio a un paquete de rescate financiero para Puerto Rico, apenas dos días antes de que la isla incumpla con un pago de $2.000 millones.

La propuesta, que cuenta con el respaldo de la Casa Blanca, contempla la creación de una junta que supervise las finanzas de la isla y dirija las gestiones hacia una reestructuración parcial de la deuda. La votación fue de 68 a favor y 32 en contra, con lo que la medida avanza ahora al Senado en pleno.

Los dirigentes de ambos partidos habían presionado a sus bancadas para que aprobaran la medida, al afirmar que era necesaria para evitar un caos financiero y humanitario en la isla. Se anticipa se apruebe definitivamente el miércoles o jueves de la próxima semana.

"Debemos actuar ahora a fin de evitar que la situación empeore", declaró el líder de la mayoría republicana en Senado, Mitch McConnell.

Puerto Rico sufre de una recesión desde hace más de una década y tiene una deuda de $70.000 millones. La propuesta también exigiría al territorio crear un plan fiscal y financiar las pensiones públicas, que se encuentran en déficit de más de $40.000 millones. El pago de $2.000 millones a acreedores debe hacerse para el primero de julio.

El secretario del Tesoro, Jacob Lew, fue el 28 de junio al Congreso a fin de persuadir a algunos demócratas que se quejaban que la junta supervisora tendría una autoridad excesiva. Los demócratas también se opusieron a una cláusula según la cual el gobierno de la isla podrá reducirle el salario a algunos trabajadores jóvenes.

Lew exhortó a los legisladores a que aprueben la propuesta, aunque admitió que no es perfecta.

"El hecho de que esto funciona y que le da a Puerto Rico la capacidad de avanzar es razón suficiente para aprobar esto en un período de tiempo corto, de manera de poder evitar que la isla caiga en el caos", declaró  Lew.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Harry Reid, dijo que votaría a favor de la propuesta y exhortó a sus colegas a aprobarla, pero criticó a McConnell por no permitir enmiendas.

La Cámara de Representantes está en receso hasta el 5 de julio, por lo que el Senado tendrá que aprobar la propuesta para que pueda llegar al escritorio del presidente antes de plazo del viernes.

LEA: Corte Suprema de EE. UU. falla contra Puerto Rico en un caso vital sobre su deuda.

Precisamente, este 27 de junio, miles de puertorriqueños, que tienen bonos de la isla, defendieron que el Gobierno sí tiene capacidad para pagarles al menos los intereses de su deuda sin sacrificar la prestación de servicios públicos.

Estos bonistas, que han formado la asociación Bonistas del Patio, mantuvieron el Primer Encuentro de Bonistas Puertorriqueños, en el que escucharon la opinión de expertos financieros y responsables de la política financiera y económica del Gobierno local para informarse mejor de cómo les puede afectar la decisión del Ejecutivo de dejar de pagar la deuda.

Durante la reunión, fueron muchas las voces que apuntaron que el Gobierno sí tiene capacidad para pagar la deuda pública, o al menos a los bonistas locales, que ascienden a unos 60.000 titulares que insisten en que son "ahorradores particulares, y no fondos buitres", como se suele imaginar a los acreedores.

Por ello, presentaron una propuesta enfocada en el pago de los intereses y el aplazamiento del principal por un período de cinco años, en línea con lo que el Gobierno está tratando de negociar con el conjunto de sus acreedores.

"Son muchas personas las que dependen de esos intereses para poder vivir de su retiro o mantener sus negocios locales operando", alertó Jorge Irizarry, director ejecutivo de la organización.

En conjunto, estos bonistas son titulares de unos $15.000 millones, lo que supone el 22% de los cerca de $70.000 millones a los que asciende la deuda puertorriqueña.

Esta asociación calcula que si se cancela por cinco años el pago del principal de todos los emisores gubernamentales la carga de los pagos se reduciría en unos $5.800 millones, mientras que sólo habría que pagar $2.055 millones en esos cinco años en concepto de intereses.

Esos intereses serían "una inyección anual importantísima a nuestra economía", argumentan los bonistas locales, ya que ese dinero, dicen, termina revinvirtiéndose en la isla, que acumula ya una década en recesión.

Sostenbilidad y financiamiento