Préstamos de vivienda aceleraron el paso en el arranque del 2016

Saldo del crédito creció 10,9% en el primer trimestre por tasas estables e incentivos de entidades financieras

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes
  • Gráficos
  • /finanzas/Credito-vivienda-hogar-saldo-deuda-prestamo-2016-bancos-entidades_financieras-Sugef_ELFCHA20160430_0001_5.jpg
    326x204
    Gráfico: Saldo total de préstamos de vivienda por tipo de entidad
    / 30 ABR 2016
  • /finanzas/Credito-vivienda-hogar-saldo-deuda-prestamo-2016-bancos-entidades_financieras-Sugef_ELFCHA20160430_0002_5.jpg
    326x204
    Gráfico: Promedio de deuda por cada cliente
    / 30 ABR 2016

index

El crédito de vivienda está creciendo a paso seguro en el arranque de este 2016 y el mercado prevé que se mantendrá así por el resto del año.

Lo anterior gracias a la estabilidad de las tasas de interés y a la lucha que mantienen el sector inmobiliario y el financiero por dinamizar este mercado.

En el primer trimestre, el saldo total de los créditos de vivienda en el sistema financiero alcanzó los ¢4,7 billones, tras un aumento de 10,9% respecto al mismo periodo del 2015.

Esta variación está dos puntos porcentuales por encima del primer trimestre del año pasado y roza muy de cerca el alza que mostró esta cartera al cierre del año pasado (10,8%).

Los bancos privados fueron los que dinamizaron más el crecimiento de esta cartera, mientras que las cooperativas y entidades financieras redujeron el paso, aunque sus carteras siguen creciendo.

Los consumidores mantienen la adquisición de préstamos para comprar casa debido a las condiciones macroeconómicas estables y una oferta atractiva por parte del mercado.

Por el lado de la oferta financiera, los clientes se confían en la estabilidad de las tasas de interés en colones y la oferta de plazos prolongados de tasa fija.

La Tasa Básica Pasiva (TBP) inició el 2015 en 7,20% y este año el indicador arrancó en 5,95%. Posteriormente, ha mostrado bajas motivadas por el cambio metodológico que impulsó el Banco Central, que ha favorecido a la baja algunas de las cuotas de los préstamos.

Las ferias de vivienda como la ExpoConstrucción y la ExpoCasa también ayudan al dinamismo del sector, al mismo tiempo en que se convierten en la oportunidad para que los bancos y las desarrolladoras lancen sus ofertas.

Las entidades financieras optan por ofrecer plazos de tasa fija hasta por 10 años, así como opciones de financiamiento hasta del 100% del valor de la vivienda.

En la acera de los proyectos habitacionales, las desarrolladoras han aumentado la solicitud de permisos de construcción de casas y también han agregado a su oferta modelos de vivienda con precios que están por debajo de los $100.000, abriendo así las puertas a una mayor cantidad de familias.

El área tramitada ante el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) para la construcción de vivienda unifamiliar creció 13,4% en el 2015, para un total que supera los 2,8 millones de metros cuadrados. Un año atrás el repunte fue 10,2%, según datos de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC).

La deuda al detalle

Al desglosar el saldo de los créditos de vivienda, por tipo de entidad, el segmento de las financieras y cooperativas presentó el mayor crecimiento (16,9%), aunque ese repunte es menor que el observado hace un año (18,9%).

Este sector fue el único que creció menos en el arranque del 2016 mientras el resto del sector financiero registró diferencias positivas en al menos un punto porcentual.

Los bancos privados fueron los que presionaron más el acelerador en el último año, pasando de un crecimiento de 9% a uno de 12% en el acumulado al tercer mes de este 2016.

Algunas entidades revelaron los resultados positivos que obtuvieron al inicio de año.

Por ejemplo, el Banco de Costa Rica (BCR) cerró el primer trimestre con un saldo de ¢714.365 millones, luego de mostrar un alza de 14%. Grupo Mutual creció un 16% y Mucap un 11%.

La repartición del saldo de la deuda por sector evidencia que los bancos públicos son los que manejan el 40% (¢1,8 billones) de la deuda en vivienda, seguidos por los bancos privados con el 32,7% (¢1,5 billones).

Estas cifras provienen de la información que suministran las entidades financieras a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

El perfil del deudor también es otra de las cifras que almacena la Sugef.

A marzo de este este año, cada persona que contaba con un préstamo hipotecario activo, adeudaba en promedio ¢27,8 millones.

La cifra sube a ¢56,3 millones en los bancos públicos, pero disminuye a ¢16,1 millones en el caso de las entidades financieras y cooperativas.

Asimismo, las personas de entre 30 y 40 años de edad acaparan el 38,7% del saldo total en el sistema financiero.

Sostenbilidad y financiamiento