Déficit de cuenta corriente sufrirá ajustes debido a desaceleración económica y más inversión

Debilidad económica y alza en la inversión extranjera obligarían al Banco Central a cambiar estimación

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Gráficos
  • /finanzas/Financiamiento_ELFCHA20130726_0003_5.jpg
    326x204
    Financiamiento
    / 26 JUL 2013

index

Los reflectores del debate económico se concentran en el desempeño de la producción, y el pulso entre banqueros y el Banco Central por el futuro de los topes al crecimiento del crédito.

Aunque temporalmente lejos del centro del escenario, el déficit de la cuenta corriente está también entre los indicadores que las autoridades del Central estarían escudriñando para recalcular las metas y proyecciones del Programa Macroeconómico.

Durante el primer trimestre del año, la diferencia entre las salidas y entradas de divisas, que se producen por el comercio internacional y las rentas, fue de $493 millones, un 6% menor de lo registrado durante el mismo periodo de 2012.

La reducción en la brecha se originó en un menor incremento de las exportaciones y de las importaciones, fenómeno que se ha acentuado en los meses posteriores. Las exportaciones de bienes del primer semestre del 2013 cayeron un 2% en relación con las del mismo periodo del 2012.

A esto hay que sumarle que la inversión extranjera se están comportando mejor que lo previsto, que el Central sigue acumulando reservas récord y la válvula que deberían ajustar la brecha, el tipo de cambio, está prácticamente fijo, cerca de los ¢500.

En un inicio, la autoridad monetaria había anunciado que el déficit de la cuenta corriente cerraría el año en un 4,9% del PIB, pero los analistas creen que sufrirá un ajuste.

“En general, podemos esperar que el déficit de la cuenta corriente ronde el 5,5% del Producto Interno Bruto (PIB) por donde ha venido cerrando en los últimos años”, estimó el economista Melvin Garita.

Colchón

Aunque la proyección para el déficit de cuenta corriente crezca, la situación no sería complicada para el país en tanto los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) engorden el superávit en la cuenta de capital.

Esto logra equilibrar la balanza de pagos, donde se registran todas las operaciones realizadas con el resto del mundo.

Durante el primer trimestre del año, el ingreso de dólares por concepto de IED fue de $866 millones, un 41% más que los percibidos entre enero y marzo del 2012.

El foco de atracción del 44% del flujo de IED fue la actividad inmobiliaria, que ascendió a $376,9 millones. El dinero también se dirigió hacia los sectores de la alta tecnología (26%) e industria manufacturera (17%).

“Esperamos que al cierre del 2013 se demuestre que el año, como periodo total, haya mostrado un muy buen dinamismo como el que ya se ha manifestado en este primer trimestre”, previó Irving Soto, director de Promoción de Inversiones de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).

El Banco Central había estimado que la IED llegaría a $2.051 millones, menos que los $2.287 millones percibidos en el 2012.

“Tenemos una coyuntura favorable que nos permite resistir esto sin mayor impacto. Pero reversiones del entorno internacional nos pueden afectar. ¿Estaremos en capacidad de seguir atrayendo empresas con un panorama legal que a veces no es tan claro?”, alertó Hairo Rodríguez, economista y subgerente de Banco Cathay.

En los últimos meses, al menos dos grandes proyectos de inversión han debido echar marcha atrás. La concesión de la carretera a San Ramón se abortó debido a la presión popular, mientras que el proyecto para construir una nueva refinería en Limón está en coma.

Sin válvula de escape

Un déficit persistente en la cuenta corriente podría conducir a una depreciación del colón, debido a que deben salir una mayor cantidad de divisas al exterior para saldar los pagos comerciales.

“Si la economía funcionara eficientemente, el déficit de cuenta corriente se arregla con el tipo de cambio”, explicó el economista Juan Muñoz.

La expectativa promedio de los economistas encuestados por el Banco Central es que el colón se devalúe un 2,1% en 12 meses y un 1,7% a diciembre.

Sin embargo, el comportamiento de la moneda en el mercado mayorista Monex ha sido estable, con un tipo de cambio parqueado en el límite inferior de la banda cambiaria.

La proyección para el déficit de cuenta corriente no es la única que modificará en la revisión del Programa Macroeconómico. Pero los cambios desnudarán un deterioro en el desempeño de la economía que ha sido mayor al previsto inicialmente; queda por ver si será de efecto prolongado.

Sostenbilidad y financiamiento