CIFRA ES MENOR AL 3,9% REGISTRADA EN EL TRIMESTRE ANTERIOR

Economía de Estados Unidos se frenó en el tercer trimestre y creció un 1,5%

Sin embargo, gasto de los consumidores aumentó un 3,2%, superior al observado entre abril y junio


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Washington. La economía de EE. UU. redujo su ritmo de crecimiento en el tercer trimestre hasta el 1,5%, frente al 3,9% registrado en el periodo previo, aunque el gasto de los consumidores mantuvo su fortaleza, indicó hoy el Departamento de Comercio.

La cifra es algo menor de la esperada por los analistas que habían previsto un 1,6%, y notablemente inferior de la tasa anualizada del 3,9% registrada en el trimestre pasado.

Se trata del primero de los tres cálculos que realiza el Gobierno estadounidense sobre el producto interior bruto (PIB).

En comparación con el mismo periodo de 2014, la economía estadounidense registró un avance del 2%.

El principal motor económico de EE. UU., el gasto de los consumidores, creció un 3,2% en el trimestre, por encima del dato del periodo anterior.

Se espera que, en este indicador, siga mostrando fortaleza en los meses que restan de año impulsado por los bajos precios del petróleo y la llegada de la época de compras navideña.

Las empresas aprovecharon este buen momento para reducir de manera significativa sus inventarios, que se situaron en $56.800 millones, la más baja desde el primer trimestre de 2014.

Pese a la fortaleza del dólar, el comercio externo no supuso un lastre a la economía, ya que las exportaciones crecieron a una tasa del 1,9% mientras que las importaciones lo hicieron a un 1,8%.

Hasta ahora, los analistas habían mostrado su preocupación porque la debilidad de la demanda externa, arrastrada por la ralentización de China, pudiese enfriar el ritmo de crecimiento en EE. UU., una vez que parece haber ganado impulso tras la crisis financiera de 2008.

Por su parte, el gasto público, que en los últimos años había sido un freno debido a la contención fiscal y los recortes en los programas federales, aumentó a un ritmo de un 1,7%, levemente por debajo del 2,6% del trimestre previo.

El dato se da a conocer un día después de que la Reserva Federal (Fed, banco central) culminara su reunión de política monetaria de dos días, en la que decidió mantener sin cambios los tipos de interés entre el 0% y el 0,25%.

La Fed, no obstante, insistió en que la economía continúa con su expansión a ritmo "moderado", por lo que abrió la puerta al inicio del ajuste monetario en la próxima reunión del banco central, prevista para diciembre.

LEA: Reserva Federal mantiene sin cambio tasas de interés en EE. UU.

La gran duda del banco central estadounidense es la baja inflación, apenas por encima del 0% interanual, y que sigue lastrada por los bajos precios de la energía.

Aunque este punto estimula el gasto de los consumidores, que en EE. UU. supone casi el 70% de la actividad económica, ha afectado duramente a zonas productoras de petróleo y gas del centro del país como Texas.

La Fed lleva varias reuniones postergando su decisión sobre el inicio del alza de tipos de interés ante el mixto panorama económico, que incluye un tasa de desempleo en mínimos desde 2008 y una inflación muy por debajo de la meta de medio plazo del 2%.

En su habitual comentario sobre el dato del PIB, el director del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, Jason Furman, subrayó que "el crecimiento reflejó una combinación de una sólida demanda doméstica y volátiles factores transitorios".

"El gasto de los consumidores continuó aumentando a un ritmo sólido, mientras la inversión en inventarios descendió de manera aguda y las exportaciones netas se mantuvieron neutrales para la actividad general", agregó Furman.

Los mercados recibieron la noticia con tibieza, pues Wall Street abrió su jornada a la baja y el Dow Jones, su principal indicador, cedía un 0,21%.

Sostenbilidad y financiamiento