ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL

Economistas no prevén alza en inflación ni tasas de interés en corto plazo



  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Mínimas presiones inflacionarias durante los próximos meses, producto principalmente de una estabilidad en los precios internacionales de los combustibles y poca volatibilidad en las tasas de interés en un corto plazo, son las principales proyecciones que externaron los economistas del Observatorio de la Coyuntura Económica de la Universidad Nacional (UNA).

Ellos aducen que al cierre del 2014, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) será del 5% - 6% y la tasa básica pasiva cerrará  el año entre yun 7% -7,5%.

La inflación cayó por segundo mes consecutivo.

En setiembre disminuyó 0,14% y en octubre 0,28%, según lo dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

La economista, Roxana Morales, apuntó que este indicador monetario (inflación) se mantendrá bajo porque no existen presiones ni externas, ni internas, como la que se reportaron durante el primer semestre del año, cuya cifra se elevó producto principalmente del alza en el tipo de cambio.

El valor promedio de compra-venta al cierre del año rondaría, de acuerdo con los expertos de la UNA, entre los ¢540 y los ¢545.

El pronóstico concuerda con las declaraciones externadas por el presidente del Banco Central de Costa Rica, Olivier Castro, quien dijo que no esperan picos al alza en la inflación durante lo que resta del año y que revisarán las vulnerabilidades hasta en enero, cuando darán a conocer el programa monetario del 2015.

Intereses

Greivin Fernández, economista de la UNA, mencionó que las tasas de interés no mostraron este año una fuerte tendencia al alza y que su crecimiento ha sido lento. 

Entre las razones de la pausada curva  se encuetra una menor presión de las captaciones del Ministerio de Hacienda, se están tomando medidas para contener el déficit fiscal y estabilidad en las tasas de interés a nivel internacional.

Sin embargo, este escenario de estabilidad podría cambiar en el 2015, debido al fin del programa de estímulos monetarios de la Reserva Federal en Estados Unidos y al hecho de que ya se reflejan cifras positivas en empleo y producción, pero "todavía muy bajas como para aliviar la pobreza y generar desarrollo".

Dicho análisis provocó -dijo Fernández- que la Reserva Federal decidiera mantener la tasa de fondos federales entre 0% y 0,25%. "Las cifras más bajas de los últimos 50 años".

Sostenbilidad y financiamiento