Emisores registran ingresos tímidos

La mayoría de empresas no financieras en bolsa tuvo un primer semestre con ventas conservadoras


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La empresa de bebidas Florida Ice & Farm Company (Fifco) se perfila para tener un 2012 con resultados que apuntan al crecimiento, si se toman como referencia las principales cuentas al cierre de los primeros seis meses.

Aumentos reales en las ventas del 6% y en las utilidades netas del 39% indican que la productora de cerveza se anotará al cierre de su año fiscal (30 de setiembre) una posición cómoda.

Esta es la empresa más grande, por activos, de todos los emisores privados que no son financieros o fideicomisos para el primer semestre, según un ranking elaborado por EF con datos de las mismas compañías.

La Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) está en el otro extremo con un decrecimiento en las utilidades netas y una baja en las ventas. En caso de que el año cierre igual que el primer semestre, la empresa de distribución de energía se enfrentaría a un descenso en sus ganancias del 100%.

Para este recuento se tomaron los primeros seis meses del ejercicio económico de las empresas, que para unas es el 30 de marzo y para otras el 30 de junio.

Los primeros meses del 2012 muestran resultados mixtos entre los pocos emisores activos del el mercado de valores, desde recuperaciones sobresalientes en las ganancias hasta deterioros en las cuentas.

Los ingresos o ventas de las compañías andan parecido. En este renglón, también se presentaron resultados variados que van desde descensos del 12% hasta aumentos del 75%.

El mercado local tiene 11 empresas activas como emisores de bonos o acciones y todas de diferentes sectores y actividades. De estas se analizaron un total de 10 debido a que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) aún no ha remitido a la Superintendencia General de Valores (Sugeval) la información relacionada con el segundo trimestre del año.

Dentro del total de lo que se transa en la Bolsa Nacional de Valores (BNV), estas empresas e instituciones representan una minoría. En el volumen negociado de enero a julio pasado, las acciones y bonos corporativos representaron apenas un 0,26% de todo lo que pasó por el mercado secundario.

Si se considera solo el mercado de deuda, los emisores analizados representan solo el 0,8% de lo negociado en siete meses este año.

Extremos

En el lado de las empresas con mejores resultados en ventas están Ad Astra Rocket, Vidriera Centroamericana, Grupo Britt y Fifco.

Las que reportan las condiciones más difíciles para sus ventas son la CNFL y la fábrica de cemento Holcim. Esta última hace frente, en este momento, a un descenso del 12%.

Max Goldberg, analista del puesto de bolsa Mercado de Valores, explicó que en el caso de Holcim se manifiesta aún la afectación por el bajo movimiento que hubo en la construcción.

Explicó que esta compañía vio estrechados sus márgenes en los meses anteriores por reducciones en las ventas y, además, por una preparación ante la eventual llegada de más competencia.

Estancamiento en la construcción de viviendas de interés social y aumentos en los costos de los combustibles llevaron a generar un impacto negativo.

En el caso de Fifco, añadió, el resultado en las mejores ventas viene impulsado por el negocio de las bebidas, el cual contrarrestó una baja en la parte que dedican a los alimentos (marca Kern’s).

Las utilidades netas mejoraron por elementos como ingresos por intereses, aportes de compañías relacionadas –como las cerveceras de Panamá y Nicaragua–, reducción de otros gastos que estaban asociados a inversiones inmobiliarias y ganancias por diferencial cambiario.

Una de las empresas más afectadas es la CNFL, que reportó un deterioro de sus ganancias del 107%. Según el reporte de la calificadora de riesgo Fitch Ratings, las principales cuentas financieras disminuyeron al 31 de marzo pasado a niveles históricos.

Atribuye ese comportamiento a las tarifas aprobadas para electricidad en el 2011, mayores gastos de operación por mantenimiento ante inundaciones de las plantas y por la compra de un software especializado para el procesamiento comercial.

Según el informe de la calificadora, se espera una recuperación de la compañía para el segundo semestre del 2012, cuando se generen ahorros por recortes en gastos, y más para el último trimestre del 2013, cuando ingrese en operación una nueva planta generadora de energía y no tenga que comprársela al ICE.

A pesar de los datos, Fitch mantuvo la calificación para la CNFL en AAA y con una perspectiva estable el pasado 7 de agosto.

En crecimiento

Otro de los emisores que pasa por un buen momento es Grupo Britt. Según su presidente, Pablo Vargas, las mejoras en ventas y en utilidades son el resultado del plan de crecimiento establecido.

El aumento del número de tiendas dentro y fuera del país es, según Vargas, el motivo que les ha permitido mantener buenos resultados, a pesar que destinan una parte importante de recursos en las aperturas.

Sin embargo, ese parecer no fue el mismo de Fitch, que el pasado 23 agosto bajó la calificación de AA- a A+, bajo el argumento de que la empresa no ha bajado sus indicadores de endeudamiento tal y como la evaluadora lo esperaba, lo que, además, ha presionado su flujo de efectivo.

Sostenbilidad y financiamiento