FINANZAS

Fitch cambió a perspectiva negativa la calificación de los principales bancos en Costa Rica


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La firma calificadora Fitch Ratings cambió la perspectiva de estable a negativa de cuatro bancos costarricenses y la subsidiria panameña Bicsa luego de que el pasado 22 de enero hiciera lo mismo con la calificación de riesgo para la deuda soberana de Costa Rica.

Las entidades afectadas por la decisión fueron los de caracter público: Banco Nacional de Costa Rica (BNCR), el Banco de Costa Rica (BCR), el Banco Popular y de Desarrollo Comunal (BPDC) y Banco Internacional de Costa Rica (Bicsa) que opera en Panamá. La medida también se aplicó al privado Banco Bac San José, según informó la firma evaluadora.

Fitch también modificó la perspectiva sobre la calificación del Instituto Costarricense de Eletricidad, el cual mantiene emisiones de bonos de deuda en el mercado costarricense y en el internacional.

"Las calificaciones del BNCR y del BCR están alineadas a la calificación soberana debido a que estos son 100% propiedad estatal y a que poseen garantía soberana explícita. Las calificaciones de Bicsa, por su parte, están alineadas con las calificaciones de su accionista mayoritario, BCR. La revisión de las perspectivas de BPDC y BAC San José refleja el nivel alto de influencia del soberano sobre el sector financiero y el entorno operativo en general", afirmó la compañía en un comunicado de prensa.

Según el informe, el otorgamiento de una perspectiva negativa indica que las calificaciones internacionales de las entidades bancarias disminuirían en caso de que la calificación soberana de Costa Rica también se reduzca. En una entrevista con EF, el analista de Fitch Ratings, César Arias, dijo que el país se enfrentará a un inminente descenso en su evaluación si no ejecuta una reforma fiscal en un plazo que va de los 12 a 18 meses.

Arias detalló que el margen fiscal costarricense se agotó, pues el déficit alcanza niveles que ponen en riesgo las finanzas públicas y el crecimiento de la economía no logra cubrir esos faltantes.

El défcit fiscal de Costa Rica en el 2014 fue de 5,6%, cuando se esperaba de 6%.

"Como indica la metodología de Fitch, es inusual que los bancos posean una calificación superior a la calificación del soberano debido a la influencia alta que el entorno operativo ejerce sobre el desempeño de estos", dice Fitch.

Sin embargo, la misma firma aclaró que el cambio de la deuda soberana no tiene influencia en las calificaciones nacionales de las diferentes entidades financieras, pues sus fortalezas y debilidades dentro de los mercados locales permanecen invariables.

Sostenbilidad y financiamiento