ANÁLISIS

Aumento del déficit fiscal hará más visible la fuerte presión sobre las tasas de interés

Faltante financiero del Gobierno alcanzaría el 6% este año y colocación de eurobonos cubrirían solo un 1,5%


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • /finanzas/Deficit_fiscal-Hacienda-2013-ingresos-Gobierno_central_ELFCHA20140122_0001_5.jpg
    326x204
    Déficit fiscal como porcentaje del Producto Interno Bruto
    / 22 ENE 2014

index

El Ministerio de Hacienda reconoció que el déficit fiscal proyectado para este año cerraría en un 6% del PIB, cifra que presionará el mercado financiero local e implicará un eventual aumento de las tasas de interés.

Esta tarde, la cartera anunció que el Gobierno Central terminó con un faltante del 5,4% como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2013, porcentaje que está por encima de lo que se había previsto (5%).

El crecimiento del déficit es sinónimo de mayores necesidades de recursos para el Gobierno, tanto para sus gastos corrientes como sus gastos de capital. En los últimos dos años, Hacienda ha recurrido a la emisión de bonos internacionales o eurobonos ($1.000 millones por año), lo que le ha permitido bajar parcialmente el financiamiento local.

Sin embargo, con un déficit creciente, el financiamiento por medio de eurobonos no es suficiente para disminuir la participación de Hacienda en el mercado local. Lo anterior implica que en el 2014 la entidad tendrá una participación relevante en la emisión de bonos en el mercado de valores de Costa Rica.

"Si el déficit sigue subiendo, si se mantiene aún a este nivel, vamos a poner una presión cada vez mayor sobre las tasas de interés", afirmó Édgar Ayales, ministro de Hacienda.

Según Ayales, cada $1.000 millones aportados por los eurobonos equivalen a 1,5% del PIB del déficit, por lo tanto, si este llega a 6% este año, el Gobierno tendría que cubrir la diferencia con los ingresos generados por impuestos y con las colocaciones locales de bonos.

Al captar con más fuerza en el mercado, también aumenta su disposición por pagar rendimientos más altos y esto desencadena una reacción en los otros agentes del mercado (bancos o emisores de valores), que en teoría compiten por los recursos de los inversionistas.

Una situación similar sucedió en el 2012, cuando Hacienda, bajo el mando de Fernando Herrero, reconoció su urgencia por recursos ante un déficit creciente. Al mismo tiempo, impulsaba una fallida reforma fiscal en la Asamblea Legislativa, proyecto que no prosperó debido a que la Sala Constitucional encontró errores en su proceso de aprobación.

Precisamente, en ese añ,o la Tasa Básica Pasiva (TBP) alcanzó un máximo de 11%. Ese incremento en los rendimientos tuvo consecuencias en la economía real, una de las más destacadas fueron los incrementos en las cuotas de créditos indexados a la TBP.

Otra de los efectos fueron rendimientos negativos en los fondos de pensión y las denominadas pérdidas contables debido a las valoraciones de precios de mercado de los títulos. Cuando las tasas suben y un bono tiene un rendimiento nominal inferior, descuenta ese efecto mediante una disminución en su precio relativo.

Reto inmediato

Para Ayales, resulta prioritario la atención del déficit fiscal e insistió en que el próximo Gobierno debe enfrentar este asunto de manera inmediata con el objetivo de que no empeore en los próximos años. "Es preocupante porque se le está acabando el espacio al Gobierno para financiarse", agregó.

En las proyecciones económicas publicadas por EF, los analistas prevén que las tasas de interés subirían en el 2014 de forma gradual y a niveles moderados, al menos no serían iguales a los porcentajes alcanzados en el 2012. Las proyecciones rondan el 8%.

Las razones de ese aumento están atribuidas principalmente a efectos internacionales y a una mayor reactivación económica. Sobre el primer punto se atribuye al aumento de rendimientos en Estados Unidos.

No obstante, con las necesidades de Hacienda un poco más claras, es posible que las variaciones lleguen antes de tiempo. El mitigador de esto sería una nueva emisión de eurobonos. Ayales explicó que según la recomendación de los bancos estructuradores del exterior, el mejor momento para emitir es antes de que llegue el verano en Estados Unidos.

El ministro insistió en que hacer las colocaciones no significaría un gasto inmediato de los recursos, pues solo el hecho de los tener los fondos disponibles envía un mensaje al mercado en cuanto a la urgencia que tiene.

Para el 2013, los ingresos tributarios crecieron 9% y la proyección que maneja hacienda para 2014 es relativamente similar (8,8%).

En lo que respecta a gastos totales, el incremento del 2013 fue de 14%. Para el 2014 la variación estimada es de 11,8%, cifra que incluye una variación del 24% en el pago de los intereses de la deuda.

Sostenbilidad y financiamiento