Entidades financieras se preparan para segunda fase de migración al IBAN

Cambio en las plataformas de débito en tiempo real y transferencia inmediata se realizará el 23 de abril

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

El camino a la implementación de la cuenta estándar IBAN sigue avanzando y las entidades financieras se preparan para dar el segundo paso en la migración de sus clientes y cuentas.

El IBAN llegó a sustituir a la cuenta cliente.

Las entidades realizarán la migración del servicio de débito en tiempo real y de transferencia de fondos inmediata luego de que se cambiaron las plataformas internas dentro del Sistema Nacional de Pagos Electrónicos (Sinpe), en enero de este año.

El cambio de estas dos plataformas está programada para el próximo domingo 23 de abril.

A partir de ese momento, las entidades continuarán con la migración del resto de servicios que ofrece el Sinpe.

De esa forma, los servicios de crédito directo, débito directo, compensación y liquidación de cheques, automatización de débito y otros deberán estar listos a diciembre del 2018.

La idea del cambio a la plataforma IBAN es facilitar las transacciones internacionales.

El estándar estipula que todas las cuentas dentro del mercado financiero costarricense deberán ser sustituidas por las nuevas en la fecha tope prevista por el Central. El IBAN consta de 22 dígitos.

Esta modalidad permitirá adoptar un estándar internacional con el que se podrán realizar movimientos interbancarios e intrabancarios de una forma estandarizada dentro y fuera del país.

Además, el IBAN es reconocido mundialmente para realizar pagos y cobros internacionales de una forma más expedita, que además disminuye los rechazos y costos que se producen cuando una persona aporta una cuenta con números incorrectos, propios del estándar actual.

El cambio fue aprobado por la junta directiva del Central en el 2015, con el nuevo Reglamento del Sistema de Pagos, que incluye sustituir las cuentas y las plataformas.

Nuevos retos

En el marco de la transición las entidades financieras se vieron obligadas a cambiar sus plataformas internas para poder modificar las cuentas y trasladar a sus clientes al estándar.

Algunos han realizado mejoras para los clientes, como la visualización del IBAN en las plataformas electrónicas, los estados de cuenta y los formularios de cheques.

Otros mantienen un paso más conservador, pero de cara a la fecha límite fijada por el Central.

Scotiabank –una de las entidades que el BCCR le reconoce la rapidez con la que ha migrado al estándar– está a la espera de que se cumpla el plazo previsto para que sus clientes puedan hacer el pago de préstamos y tarjetas de crédito utilizando la nueva numeración.

Sin embargo, ya todos los clientes de cuentas de ahorro y corrientes, tarjetas de crédito y préstamos tienen activada su cuenta con el nuevo estándar.

Lo que procede para la entidad es la integración de las dos empresas Scotiabank y Scotiabank Transformándose, una fusión que empezó paulatinamente luego de que el primero comprara la cartera de consumo de Citibank, el año pasado.

“Luego de la migración, pasaríamos al último paso que será integrar Scotiabank y Scotiabank Transformándose, para mostrar el IBAN en el físico de las tarjetas de crédito, aunque estas ya todas lo tengan programada en el sistema”, afirmó Ingrid Guzmán, subgerente de Scotiabank.

Empero, no todas las entidades van a un paso acelerado.

Carlos Melegatti, director de la división de sistemas del pago del Banco Central, admite que cada banco avanza a su propio ritmo ya que las tareas que les competen son muy complejas, pues implican la modificación de sistemas internos y canales para proveer servicios.

Además, deberán realizar fuertes campañas de divulgación con los clientes.

En la migración de la plataforma que se realizará en abril, aún no se verá afectada la relación con los clientes y los servicios que brindan. Sin embargo, el servicio será interrumpido por varias horas hasta tanto se realice la migración del sistema.

Se consultó a BAC San José del tema, pero no respondió al cierre de edición.

Sostenbilidad y financiamiento