RESULTADOS MUESTRAN TENDENCIA A LA BAJA EN LO QUE LLEVA ESTE 2015

Índices confirman que la inflación crece muy poco en varios frentes

La inflación de media truncada es la única que se ubica dentro del rango meta del Banco Central


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

La inflación, medida por la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) se encuentra en su nivel histórico más bajo y el resto de índices que analizan el comportamiento de los precios también siguen su tendencia a la baja, ubicándose a la vez por debajo del rango deseado por el Banco Central de Costa Rica (3%-5%).

La desaceleración del IPC es replicada por el resto de indicadores que calcula el Banco Central de Costa Rica con el fin de conocer otros frentes del comportamiento de los costos: el Índice Subyacente de Inflación (ISI), la Inflación de Media Truncada (IMT) y el Índice de Precios al Productor de la Manufactura (IPP-MAN).

De ellos, el único que se ubica dentro del rango meta del Central es IMT. Aún así, mantiene una desaceleración desde inicio de este 2015.

En general, la tendencia a la baja es fomentada por la caída en los precios del petróleo, la estabilidad en el tipo de cambio, la caída en las tasas de interés y un crecimiento económico que también muestra signos de desaceleración.

Entre tanto, el IPC muestra el comportamiento de la inflación tomando a consideración una canasta de consumo de 292 bienes y servicios.

El resultado más reciente, de mayo pasado, cerró con una variación interanual por debajo del 1% (0,97%), según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC).

Con esa cifra, cumple cinco meses consecutivos de desaceleración, y se posiciona en el nivel histórico más bajo desde que arrancó la medición por parte del INEC, en 1976.

Por su lado, el IPP-MAN mide la variación en los precios pagados por el mercado interno a los productores de la manufactura.

Su más reciente resultado fue aún más bajo que el del IPC, pasando de 5,25% en enero de este 2015 a 0,94% en mayo pasado.

Según Aldesa, este índice funciona como un indicador adelantado de la inflación, ya que mide el costo de los bienes en una etapa intermedia, por lo que si baja, es probable que se traslade el efecto a los consumidores.

El ISI mide la variación de precios en el mediano plazo. Este indicador inició el año con una variación interanual de 4,2% y fue cayendo mes a mes hasta ubicarse en 2,34%, en mayo pasado.

Se trata de una medida de núcleo inflacionario que excluye un 30,7% del peso total del Índice de Precios al Consumidor (IPC), lo que equivale a la eliminación de 61 productos que se ven más afectados por estacionalidad, por factores irregulares por naturaleza climática, así como los que son fijados por la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep), entre otros.

El ISI se ubica por encima del IPC y del IPP-MAN debido a que no incluye los costos de transporte de los bienes, que suele ser un componente importante de costo final, explicó Aldesa.

Por último, la IMT es un indicador de inflación subyacente que pretende eliminar el efecto distorsionador que volatilidades extremas en los precios de los bienes tienen sobre la medida de la inflación.

Al cierre de mayo, su variación interanual fue de 3,94%, 1,65 puntos porcentuales por debajo de su resultado en enero de este año.

Según el economista Luis Mesalles, este indicador elimina las variaciones más fuertes, tanto a la baja como al alza, pero en mayor medida a la baja. Por ello, cuando la inflación del IPC cae, la IMT lo hace todavía más lento (contrario a cuando sube, que el ajuste es más rápido).

"El indicador se calcula a partir de las variaciones mensuales de precio de los componentes de la canasta del IPC, pero se excluye del cálculo los productos que cada mes presenten las variaciones más atípicas", explica el Central en su sitio web.

Sostenbilidad y financiamiento